Foto: Marcelo Endelli para FIBA

En el tercer juego de las semifinales de la Basketball Champions League, Quimsa remontó una desventaja de 17 puntos y se quedó con el pase a la final al vencer a San Lorenzo en tiempo suplementario por 110 a 97.

El encuentro había comenzado a favor del ciclón, que con un equipo prácticamente nuevo sorprendía dominando la intensidad y los aciertos. Los jóvenes de selección José Vildoza, el nuevo capitán, y Máximo Fjellerup lideraban el equipo desde la base y la anotación con jugadas claras, pases precisos y triples limpios que incluso nos hicieron creer que el párete de 7 meses no se había vivido.

El 10 y el 11 demostraron estar a la altura del compromiso, ante la baja de jugadores claves como Nicolás Aguirre y Marcos Mata, los que ya venían tomando protagonismo en las últimas temporadas terminaron de cerrar su papel destacado con la actuación de esta tarde al vestir con altura los colores del ciclón. José finalizó como el goleador, con 22 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias en más de 42 minutos de juego, Máximo lo siguió con 21 puntos en 37 minutos.

Pero no estuvieron solos, la gran revelación fue Jonathan Maldonado, el ex Unión de Formosa la rompió en su vuelta al ciclón, ya había jugado el pre-federal en 2013. En 37 minutos en cancha aportó 12 puntos y 5 asistencias, pero además mucho juego sin pelota que fue clave para la delantera del ciclón en los primeros tres cuartos.

Quien no estuvo en cancha fue Dar Tucker, en sus 28 minutos jugados solo aportó 7 puntos y 8 rebotes. No se encuentro en el jugo, lo que lo llevó a tomar un papel muy poco protagónico, algo no habitual en el estadounidense nacionalizado jordano.

Por el lado de Quimsa, fueron más que destacados los dos debutantes. Fabián Ramírez Barrios, quien viene de jugar en Regatas Corrientes y en las últimas ventanas FIBA, fue clave en ambos lados de la cancha. Fue partícipe de defensas intensas que impidieron grandes puntos de San Lorenzo y que sumaron a sus estadísticas finales 1 bloqueo y 4 robos. Molestó al conjunto azulgrana en todo momento, pero no más que en la ofensiva donde aportó 22 puntos y 4 asistencias en sus 40 minutos jugados. El alero fue motivo de muchos minutos para Silvio Santander que no encontró la correcta defensa para marcarlo.

Por otro lado, fue llamativo lo del joven Franco Baralle, el base cordobés sumó otros 22 puntos al equipo con un 5/8 en triples, dos de los cuales fueron claves para la remontada de 17 puntos que tuvo Quimsa en el último periodo reglamentario. El joven anotó todos al menos un metro atrás de la línea y en varias ocasiones se le dio la posibilidad luego de que Ramírez Barrios le quitara la marca de José Vildoza con una cortina. La dupla de refuerzos promete para lo que será las final del torneo internacional ante el Flamengo el próximo viernes en el Antel Arena de Uruguay.