Foto: Prensa Real Madrid

El Real Madrid comenzó con buen pie una durísima semana de doble jornada de Euroliga (en 48 horas recibirá al Fenerbahçe) y otro partido de Liga (el domingo ante el Baxi Manresa) ganando con contundencia a un rival de la entidad del Maccabi Tel Aviv en el WiZink Center por 79 a 63 . Los blancos dominaron de principio a fin con una actuación muy completa tanto en ataque como en defensa. Campazzo (9 puntos y 12 asistencias), Deck (16) y Randolph (15 y 7 rebotes) lideraron al equipo con 21 de valoración cada uno. Llull Tavares, que cumplió 100 partidos con la camiseta blanca en esta competición, fueron los otros dos jugadores en dobles dígitos de anotación. Ya son 9 triunfos seguidos sumando los de Liga.


El duelo más repetido en la historia de la Euroliga en su capítulo 61 arrancó al ritmo que marcó el Real Madrid en ataque. Con un Campazzo dominante (5 puntos y 6 asistencias) y una exhibición coral desde el triple con 6 anotados, los blancos se fueron a los 29 puntos en un gran primer cuarto, diez de ellos de Deck. A pesar de su potencial ofensivo, Maccabi no pudo seguir la estela de los blancos, que alcanzaron la máxima ventaja en el minuto 10 con el 29-18.

La defensa blanca contiene a los visitantes
El partido perdió ligeramente la armonía en ataque en el segundo cuarto, pero el Real Madrid supo gestionarlo muy bien mejorando sus prestaciones en defensa. Sujetó a Wilbekin, Dorsey y Bryant (16 puntos entre los tres) y a cada intento del Maccabi por acercarse, aparecía algún jugador madridista para abortarlo. Primero fue Rudy, omnipresente hasta que se retiró en el 15´ por un golpe en la rodilla con Carroll; luego Garuba, con grandes minutos defensivos sobre Zizic; y posteriormente Llull, para llevar elevar la ventaja a +13 al descanso (45-32).

Maccabi apretó en la salida del tercer cuarto coincidiendo con una racha de Wilbekin de 10 puntos seguidos (50-43, min. 25). Al Real Madrid no le tembló el pulso y apeló a su concentración. Tavares, ahora sí, impuso su presencia en ambas canastas y dio solidez a un conjunto blanco que contrarrestó cada punto visitante en este periodo (62-50, min. 30).

Un Madrid muy superior
La sensación de control se mantuvo hasta el final con un Real Madrid que no dejó al Maccabi disputarle la victoria en ningún momento. Su fluidez en ataque e intensidad atrás fue un escollo insalvable para los visitantes, que vieron como los de Laso redujeron su promedio anotador en casi 20 puntos. Al mismo tiempo, CampazzoLlull Randolph ponían la anotación de los suyos para certificar una brillante victoria por 79-63.  Sin tiempo casi para digerir este triunfo, los de Laso ya afrontan otro partidazo en el WiZink Center ante el Fenerbahçe.

 

Nota: Prensa Real Madrid
Videos: Falta Técnica