Después de la premiación, José Vildoza (MVP), Penka Aguirre, Kevin Hernández y Máximo Fjellerup pasaron por los micrófonos de UcU TV en el aire de TyC Sports. ¡Repasá la palabra de los campeones!

Ver programa

José Vildoza

«Estoy muy contento de poder estar acá, de que hayamos ganado hoy el partido que ganamos, por cómo se dio. Estoy muy feliz. Llevo una medalla más para mi mamá, que seguro está mirando«.

«Ellos fueron claros dominadores el primer tiempo. Así como muchos nos daban por muertos antes de que arrancara la serie, nosotros sacamos una vez más el corazón, jugamos con otra intensidad, que la debíamos del otro partido, que la debimos el primer tiempo. Salimos a todo o nada, porque no quedaba más nada. Llegamos a tiempo, estamos muy contentos. Quiero felicitar a Quimsa, que es un gran rival, que por algo está acá, y por algo hizo la campaña que hizo«.

«La energía, la actitud, era una materia que teníamos pendiente. Más allá de que entre un tiro o no, estábamos muy pasivos, y nosotros no somos así. Sabemos que para ganarle a un rival como Quimsa tenemos que tener otra intensidad, y en el segundo tiempo salimos a buscar eso que nos faltó«.

«Robinson es un gran jugador. Había que tratar de que hoy no pase lo mismo. Si bien abarca mucho juego ofensivo, no podemos descuidar a los demás, porque Baralle tiene gol, Gramajo también, Ramírez Barrios también, entonces todos teníamos que ponernos, no solamente el defensor de Brandon«.

«Por como se dio el año, hay que destacar eso: que hoy hay un campeón, que las otras ligas se están jugando, todo el esfuerzo que hace la AdC, la AdJ, para que nosotros podamos estar hoy acá, que haya un campeón después de todo lo que pasó y está pasando, la verdad que somos unos privilegiados. Hoy nos tocó a nosotros llevar la copa del Turco, que lamentamos que tenga ese nombre«.

Penka Aguirre

«En el primer tiempo ellos jugaron muy bien, nosotros no defendimos mucho, y tampoco convertimos para tratar de mantenernos en partido, pero sabíamos que teníamos que terminar a 10 o menos. Terminamos así y en el segundo tiempo teníamos que cambiar la mentalidad, porque sabíamos que podíamos darlo vuelta. Comenzamos mal, pero después defendimos duro, y sacamos de juego a Robinson, sin dejarlo que toque la pelota, para que tomen más decisiones los otros. Están acostumbrados a darle la pelota a él en los momentos calientes, y creo que convirtió 3 o 5 en el segundo tiempo. El equipo hizo un trabajo muy grande, duro durante toda la serie, y por eso nos llevamos el torneo«.

«Nosotros teníamos los pies sobre la tierra, sabiendo que ellos fueron los primeros. Ellos llegaron mejor que nosotros, más confiados, pero nosotros sabíamos que podíamos ganar esta serie que para nada iba a ser corta. Ellos esperaban una serie a 3 o 4 partidos, pero creo que a partir del segundo partido, en el entretiempo en adelante, cambiamos esa agresividad, y confiando en nosotros pudimos revertir esa situación«.

«Las finales las vivo con muchas ansias, pero muy nervioso. Por ahí uno cree que quizás la forma de ser de uno, como que no te importa nada, que no pasa nada en los momentos difíciles, pero uno tiene que estar concentrado en los momentos difíciles. Hay mucho nerviosismo antes de jugar«.

«Era para cualquiera de los dos. Son un rival durísimo, no se dan por vencidos nunca«.

Kevin Hernández

«Fue un año largo, raro, y el partido fue muy complicado. No caigo, estoy feliz por haberlo logrado y haber sumado mi primer campeonato de Liga Nacional. Uno siempre, desde que está en La Liga, es lo que más quiere. Salir campeón, darlo todo, estar en el equipo para salir campeón y todo. Me ves la cara y todavía no caigo, pero estoy muy contento».

«Tener el trofeo en la mano es una sensación gratificante en el sentido de que uno se rompe el alma todo el año, dejas todo. A veces uno no pasa tiempo con sus seres querido, o a veces decís ‘no, hoy no me puedo juntar’, u ‘hoy tengo que comer sano’. Uno siempre resigna cosas, y terminar logrando el objetivo que uno quiere, o que uno está buscando, que está peleando todos los días, es como decís, ‘la pucha, valió la pena todo lo que viví, que sacrifiqué, que elegí’, porque también es una elección el venir a trabajar, trabajar de esto, vivir de esto, de hacer lo que me gusta. Hay veces que te levantas y no tenés ganas, pero hay que seguir todos los días. Y no me entra todavía lo que acaba de pasar. Sé que pasó, pero no lo termino de absorber«.

«Nos unimos mucho en la parte defensiva, porque lo más fuerte que tenían ellos era en la parte ofensiva. Creo que hubo mucha comunicación, mucha garra, muchas ganas, más que nada. Y empezamos a dejar todo, como se tiene que dejar en una final, pero más del 100%. Creo que ahí estuvo la diferencia, y en cada pelota que ellos atacaban, creo yo que era como que defendían 10, no 5. Entonces creo que ahí los frenamos mucho, y eso lo llevábamos adelante. Jugábamos con esa energía, nos peleábamos por todos los rebotes, todas las divididas, nos tirábamos de cabeza, todo, y creo que nos levantó mucho eso. Nos unió como equipo, y ahí ellos empezaron a flaquear. Los llevamos a un lugar que ellos se sentían incómodos, y que nosotros estábamos en alza, y a la vez nos apoyábamos un montón, creíamos mucho en el de al lado después de todo este año, y se ve en el resultado«.

Máximo Fjellerup

«Fue un momento muy emocionante. Con Pepe (Vildoza), hace dos o tres partidos veníamos pensando si ese sería el último partido, el último punto. Pasamos dos o tres años juntos, muy lindos, momentos muy malos, muy buenos, disfrutando los dos juntos, y apoyándonos. Puede haber sido el último por los dos, ojalá sea por los dos, pero tratar de disfrutarlo, sea el último o no, pero terminar así fue la mejor no«.

«Creo que ganamos la final por mucha personalidad. Cuando nos sacaron 15 puntos la vi muy negra. Ellos se agrandaban, festejaban en el banco, y arrancó un poco la personalidad de cada uno, Penka, José, Faca, Nico, que hizo un último cuarto terrible. Empezamos a correr, tirar, generar tiros rápidos, y nos salió como también podía haber salido mal. En este partido salió, y fue una muestra de carácter de todo el equipo«.

«Sentí mucho el nerviosismo en la cancha. Era mi primer final con protagonismo. El anteaño jugué, pero no tenía este rol, y encima fueron unas finales desgastantes mental y físicamente. Pensar que lo que le pasa al equipo ahora es tu responsabilidad. Por ahí antes entrabas un rato, cinco minutos para darle descanso a las figuras, no sentías esa responsabilidad. Ahora la sentí, y me pesó bastante. Fue un trabajo psicológico muy duro, pero traté de disfrutarlo lo más posible, aunque a veces costaba«.

«Entrené para crecer mucho. Visualicé las finales siendo protagonista, lo soñaba cada día, pero también aparte estuvo Silvio, que me dio la confianza, de darme jugadas para mí, que me sienta responsable; que a la hora de entrenar me decía que la tire que la iba a meter, y esos son pequeños detalles que ayudaron muchísimo. El Che García, cuando estuvo acá, también me daba mucha confianza y me hacía sentir el mejor. Que te lo hagan saber tus compañeros también ayudan bastante«.

«Fue un año raro para todos. El primer partido que jugamos fue contra Quimsa, por la BCLAmericas, con un equipo totalmente distinto. Cuatro americanos, Santi en la base que recién llegaba, José Defelippo, y éramos Pepe y yo que veníamos del año pasado. Después los americanos no estuvieron, y volvieron los chicos de México. Varios jugadores pasaron por covid, y eramos 5, 6. Que el equipo haya mostrado el carácter para jugar estas semis, y las finales, habla muy bien de cada uno, del compromiso de cada uno y para con el equipo, de dejar lo individual de lado y dar todo para el equipo«.

Foto: La Liga Contenidos.

Artículo anteriorDenver perdió ante Portland pero volverán a enfrentarse en playoffs
Artículo siguiente¡Todo listo para los playoffs de la NBA!