(Foto: Forbes)

El base norteamericano, que defendió los colores del CSKA de Moscú y posteriormente vistió la camiseta de los Brooklyn Nets en la NBA, llega al Mónaco de la liga francesa para la próxima temporada que inicia en octubre. Además, será uno de los 18 equipos que disputarán la Euroliga en la 21/22.

James, que viene de ser uno de los mejores bases de Europa junto con Campazzo que le permitió dar el salto a la liga más importante del planeta, regresará al viejo continente. El Mónaco será su séptimo equipo europeo, ya que pasó por las filas del CSKA, Baskonia, Panathinaikos y Olimpia Milano, cuatro de los más importantes en esa región del mundo.

En la última temporada con el elenco de la capital de Rusia, promedió 17,8 puntos (45% en tiros de campo y 36,9% en triples), 5.1 asistencias, 2,8 rebotes y casi un robo por juego en 27 minutos en cancha sobre un total de 41 partidos. Además, consiguió el cuarto lugar en la liga local y el mismo puesto en Euroliga.

Ya en la NBA, fue contratado por los Nets para ampliar la profundidad de su banca y a fuerza de buenas actuaciones se fue ganando cada vez más minutos en la rotación. Promedió 7,7 unidades (37,7% en dobles y 35,5% en triples), 4,2 asistencias, 2,5 rebotes y 0,5 robos por noche cada 18 minutos en 13 juegos de temporada regular y nueve de playoffs.

Artículo anteriorObras sumó un nuevo extranjero
Artículo siguienteLos Clippers están listos para construir su nuevo hogar