Un partidazo nos han dado en el Malvicino el único invicto que queda en todo el Super 20, Boca Juniors, y Unión de Santa Fe. Le costó muchísimo, pero el Xeneize se lo metió en el bolsillo sellando el 68 a 64 final con un Leandro Vildoza manejando ritmos ofensivos, Kevin Hernández desde la defensa y el aporte en ambos tableros de David Nesbitt (14 puntos y 7 rebotes).

El juego tuvo al Tatengue más metido en el comienzo apoyado en lo que generaban las duplas Schoppler-Jaime y Cylla-Torres, hasta que en los de Gonzalo García emergió la figura de Hernández; puntos valiosos cerca del aro y, lo dicho, su defensa colaboraron para cerrar los 20 iniciales arriba por la mínima.



El segundo tiempo mostró a un Unión corriendo de atrás pero con muchísimo corazón, y a un Boca que jugaba tranquilo por la diferencia que fue estirando, pero sin poder quebrarlo definitivamente. Y así fue como llegamos al último minuto del partido parejos en el marcador por todo lo generado por Jaime, Meinero y Godoy. Un triplazo de Leandro Vildoza enfrió la remontada y los libres en el cierre hicieron lo suyo.

A Boca no le sobró nada, pero volvió a ganar y sigue así su camino al Final 8 en donde ya está clasificado.
Y se lo quiere quedar.

Artículo anteriorFerro hizo otro milagro en el Etchart
Artículo siguientePeñarol remontó y sumó en Boedo