Foto: Gran Canaria

Por el inicio de la temporada en la Eurocup, el Gran Canaria jugó un gran partido, pero se durmió en el cierre y cayó ante el Cedevita Olimpija de Eslovenia con un ajustado 79 a 77.

El argentino Nicolás Brussino tuvo un partido espectacular, siendo uno de los más destacados del encuentro. El de Cañada sumó 20 puntos (3/5 en dobles, 3/9 en triples y 5/6 en tiros libres), 3 rebotes, 1 asistencia, 2 robos y 6 faltas recibidas en tan solo 24:44 minutos en cancha, sumando 20 de valoración. 

Jacob Pullen fue la máxima figura de la jornada, anotando 27 puntos y aportando 1 rebote y 3 asistencias.
El próximo desafío para el Gran Canaria en el torneo continental será el 26 de octubre ante el Promitheas, mientras tanto, por la Liga Endesa, el conjunto amarillo se medirá contra el Real Madrid el 24 de octubre a las 7.30 de nuestro país.
Artículo anteriorDiez hitos que podríamos presenciar esta temporada
Artículo siguienteEl duelo argento en Francia fue para el Saint Quentin