(Foto: Adam Pantozzi/NBAE via Getty Images)

Registros estadísticos de la NBA hay prácticamente desde su creación. Quizás algunos datos falten, como el legendario partido en el que Wilt Chamberlain completó un quíntuple-doble, pero a grandes rasgos todos los partidos de la historia tienen sus números exactos y verificados por la liga.

Y como la mejor liga del mundo es una fábrica de generar ese tipo de marcas, en el inicio de la temporada número 75 hay varias de ellas que se pueden romper en los próximos meses y vale la pena repasarlas.

El récord de Kareem: En la actualidad, Kareem Abdul-Jabbar ostenta la mayor cantidad de puntos anotados en temporada regular con 38387 unidades, seguido por las 36928 de Karl Malone. Sin embargo, quien viene en tercer lugar es LeBron James con 35367. Si «King James» anota 1561 tantos dentro de los próximos 82 encuentros, se convertirá en el segundo máximo anotador de la historia de la liga.



El récord de Ray Allen: Otra marca que está en jaque para este curso es la del ex Boston y Miami, quien sumó un total de 2973 triples convertidos a lo largo de su carrera. Y en este punto es Steph Curry quien puede superarlo, ya que cuenta con 2832, apenas 141 por detrás. Si el hombre de los Warriors mantiene una media de cinco conversiones de larga distancia por noche, estará rompiendo ese récord a fines de diciembre, justo cuando podría regresar su «Splash brother» Klay Thompson. ¿Lo calculará con tal precisión para que coincida con la vuelta a las canchas de su compañero el día de navidad? El mundo de la NBA se presta para todo, y ese escenario calza perfectamente a lo que todos los espectadores quieren.

Pop va por todo: Gregg Popovich tiene al alcance de su mano la posibilidad de convertirse en el entrenador más exitoso de todos los tiempos si sus Spurs consiguen 26 triunfos. Estos es porque Pop lleva 1310 victorias en temporada regular y en la tabla está tercero detrás de Don Nelson, con 1335, y Lenny Wilkens, con 1332. De acuerdo a la media que viene manteniendo el entrenador de San Antonio, no parece haber inconvenientes para que esto suceda antes del cierre de la temporada.

No son 75, pero son 60: En la temporada 61/62, Wilt Chamberlain jugaba para los Philadelphia Warriors y en ese curso se inscribió en la lista de máximos anotadores en un juego, y lo hizo en dos oportunidades. Primero con los 78 que convirtió el 8 de diciembre de 1961 ante los Lakers y en el calendario la NBA programó un encuentro para los Warriors para esa misma fecha (ante Portland). Y por si fuera poco, unos meses más tarde fue la gran hazaña de los 100 puntos, más precisamente el 2 de marzo de 1962, por lo que ese mismo día pero de 2022 Philadelphia va a estar enfrentando al mismo rival al que Wilt le encestó el centenar de tantos, los Knicks.



La fiebre del oro: Desde los JJOO de Barcelona ’92, los jugadores de la NBA pueden formar parte de los seleccionados que participan de la cita olímpica. Y este año, tras la obtención de la presea dorada en Tokio, habrá ni más ni menos que 29 jugadores en la liga que saben lo que es colgarse la medalla más importante del olimpismo. Los Lakers son la franquicia con más jugadores dorados con seis, seguidos por los tres que hay en Miami, Brooklyn y Golden State. Por otra parte, los que más tienen son Carmelo y Durant con tres cada uno.

Tres mil de cal y tres mil de arena: A medida que van pasando los años, los equipos van acumulando victorias y derrotas a su tabla histórica, y hay algunos que pueden llegar a la marca de tres mil, tanto a favor como en contra. Los Sixers están a 51 triunfos de llegar a 3000 triunfos en temporada regular, algo que no es utópico para esta 21/22 si mantienen el nivel del último año. Por contrapartida, los Pistons están a 21 caídas de las 3000, y considerando que todavía su plan es el desarrollo de jugadores y no tanto la competencia por un puesto de playoffs, es algo más factible de ver en poco tiempo. Bonus Track: Si los Raptors ganan 18 juegos llegarán a los 1000 triunfos.

El dios de Milwaukee: Pocos jugadores en toda la historia pueden decir que son los líderes estadísticos de una franquicia en dos apartados, y muchos menos en tres. Sin embargo, en esto que es para pocos privilegiados, Giannis Antetokounmpo va por todo en los próximos meses y podría ser el máximo anotador, reboteador y taponador de los Bucks. Está a 1892 puntos de Kareem, a 1790 rebotes de quien fuera Lew Alcindor (quizás este récord no lo alcanza esta temporada) y a 39 bloqueos de Alton Lister. El griego está a poco de ser el mejor Buck de todos los tiempos.



No hay que sobre reaccionar a la pretemporada: Golden State, Chicago, Dallas New York y Sacramento fueron los equipos que terminaron invictos en los juegos de preparación, pero esto pocas veces se traslada a la temporada regular y, de hecho, desde 1993 que un equipo invicto en pretemporada no sale campeón de la liga, cuando los Bulls cerraron 9-0 en la previa y se terminaron llevando su tercer título consecutivo. Además, los Bucks terminaron 0-3 antes de empezar la 20/21 y fueron campeones, por lo que hay algo de esperanzas todavía para Lakers, Portland y Washington.

El año de CP3: a punto de empezar una nueva campaña de la NBA, el base de los Suns tiene en el horizonte dos récords para seguir agigantando su figura, aunque primer tiene que subir algunos escalones en el medio. Tiene 10275 pases gol, con 59 asistencias igualará a Mark Jackson como el cuarto máximo asistidor en la historia de la liga y con una más (60) empatará a Steve Nash en el tercero. Entre los robos, está a 113 de la marca de Gary Payton (2445) en la cuarta colocación de la tabla histórica.

Los 75 se festejan a lo grande: El 1ero de noviembre marcará el 75 aniversario del primer partido que se disputó en la antigua BAA entre los Toronto Huskies y los New York Knickerbokers, llevado a cabo en Canadá. Esta vez, ese mismo día pero de 2021, cerrarán el círculo y los Knicks enfrentarán a los Raptors ni más ni menos que en el Madison Square Garden, uno de los mejores escenarios para brindar una verdadera fiesta de la liga norteamericana.

El escenario está listo, las luces prendidas y las estrellas preparadas para empezar la función. Solo queda sentarse en el asiento y disfrutar una temporada que promete ser de las mejores de todos los tiempos.
Showtime.



Artículo anteriorTodas las estadísticas, en La Naranja en Números
Artículo siguienteBrussino brilló, pero no le alcanzó al Gran Canaria