Foto: Prensa Gimnasia

El primer tiempo fue de una paridad espectacular. Ambos equipos se mostraron con una gran intensidad, con Yoanki Mencía destacando en el conjunto local, mientras que en Regatas volvía a repetirse la fórmula utilizada en la victoria ante Obras, un goleo extremadamente repartido y una buena mano desde el perímetro (3/4 en ese rubro), más el goleo de Davis en la zona pintada (12 puntos en el primer tiempo).



En el segundo tiempo, comenzó a crecer la tarea de Marco Giordano en la conducción, pero el local se encargó de responder a los buenos momentos que tenía Regatas intentando dar vuelta la historia a su favor. Con un Sebastián Vega enchufado en el tercer cuarto, los de Martín Villagrán nunca se desesperaron ante el vendaval celeste y volvió a llevarse el parcial por 22 a 19.

En el último parcial, parecía que la historia comenzaba a inclinarse para el conjunto verde, que se mostraba más claro en la ofensiva, y logró escaparse a siete unidades en dos oportunidades, aprovechándose de las apresuraciones del equipo de Gabriel Piccato. En el cierre del encuentro, el remero apostó al tiro perimetral y a la tarea de Paolo Quinteros, tal como sucedió en el debut, mientras que el local se hundió en la pintura, y buscó anotar cerca del aro. Desde la línea de libres, Gimnasia fue implacable, y logró sellar su primera victoria en la temporada celebrando ante su gente.



Artículo anteriorPrimera fecha de la segunda ronda para las argentinas en Uruguay
Artículo siguienteFerro lo tenía controlado, sufrió de más pero lo cerró mejor