Foto: Germán Ruiz

La tercera fue la vencida para Peñarol, que en su visita al Polideportivo Carlos Cerutti fue muchísimo más que Atenas y, con un contundente 102 a 85, se sumó su primera victoria de la temporada. Federico Marín fue la máxima figura del conjunto marplatense, con una planilla espectacular, de 36 puntos, 9 rebotes, 1 asistencia, 1 robo y 1 tapa (45 de valoración).

El partido en si, duró los primeros diez minutos, en donde ambos equipos mostraron una gran paridad. En los de Sebastián Saborido hubo un goleo bastante dependiente de la tarea de Mosley, mientras que en la visita ya comenzaba a vislumbrarse la gran noche del pájaro, que lideró a un Peñarol que parecía tener una mayor solidez en ofensiva. En el inicio del segundo cuarto, un parcial de 15-2 comenzó a inclinar la balanza hacia el equipo de Leandro Ramella, que repitió la fórmula que tuvo ante Instituto, aprovechar los puntos de contragolpe y, en esta oportunidad, agregando las conversiones de segundas oportunidades.

Atenas intentó en la segunda mitad contrarrestar el vendaval visitante, pero Peñarol nunca estuvo dispuesto a repetir la historia del juego ante Instituto, y no sacó el pie del acelerador. De la mano de Marín, Glass y Thornton, pudieron sonreír por primera vez en la temporada cuando el luminosos sentenció el 102 – 85 final.

Artículo anteriorJornada de miércoles de Liga Argentina
Artículo siguienteEl día que los Nets retiraron la camiseta de Drazen