En el único partido del sábado, Boca Juniors volvió a hacerse fuerte en La Bombonerita ante un buen marco de público, y derrotó al conjunto cordobés 78 a 62.



Enchufado, corriendo la cancha y siendo práctico a la hora de definir casi sin esperar por ataques estacionados, los de Gonzalo García lograron sacar una ventaja con la que fueron manejando el resultado a lo largo de los primeros 10 minutos. Atenas impreciso, remando desde atrás, volvió al juego con tres triples de Cantón y buenos pasajes de Gerbaudo y Alonso.

El segundo cuarto fue bastante más impreciso que lo que se había visto hasta acá; goleo bajo, muchas pérdidas y el Griego en juego llegando a ponerse a uno en el marcador a falta de 2 minutos tras un doble de Mosley que sumaba 6 hasta ahí. Un sprint final con un triple de Aguerre (9 puntos con 3/3 desde 6.75) y la clásica jugada de Boccia llevando a la zona pintada a su marca le dieron la diferencia final de 6 los primeros 20 minutos de juego.



La reanudación del juego mantuvo las imprecisiones de ambos lados y fue mejorando con el correr del paso del cuarto. Boca repartió sus puntos entre Nesbitt y Boccia, que apareció cuando su equipo se había secado en ataque. Los de Saborido se mantuvieron en partido con 9 puntos de Gamboa, un triple de Mosley y buenas decisiones ofensivas de Alonso (con doble sobre la chicharra incluido). ¿El tablero? 55-51 y todo por definirse.

Los primeros cinco minutos del último cuarto mostraron la intensidad de un Boca que aceleró su producción, hizo volar la pelota por el perímetro y así encontró puntos en (otra vez) Boccia, un nuevo triple de Nesbitt, Vildoza y Buendía. La máxima de la noche, de 16, justo en el período definitivo.

El Xeneize se mantiene entre los de arriba con récord de 5-1, mientras que Atenas cierra su gira de visitante con una victoria y dos derrotas, a la espera de la llegada de sus nuevos extranjeros.



Artículo anteriorMateo Bolívar le dio el primer triunfo a Pato Basquete
Artículo siguienteBerazategui se quedó con el primer puesto