A falta de 4:10 del final del primer cuarto, los Knicks vencían a los Lakers 21-11 y Frank Vogel mandó a la cancha a Carmelo Anthony. En ese preciso momento, el Madison Square Garden explotó una vez más para rendirle homenaje con una ovación de pie desde todos los rincones del mítico estadio a la estrella.

Esta no es una historia nueva, ya que allá por la temporada 19/20 los fans de la franquicia neoyorquina le mostraron todo su amor a Melo cuando él era integrante del Thunder, la primera vez que jugaba un partido en la Gran Manzana con los colores de otro equipo luego de haber sido integrante de los Knicks.



En la 20/21 Carmelo volvió al MSG, pero ya jugando para Portland. Y los hinchas estuvieron todo el partido ovacionando sus puntos (sí, ¡jugando en contra de los Knicks!). Lo gracioso de esa noche fue que cuando estaba en el banco se escuchó en reiteradas ocasiones el cantito de «We want Melo! We want Melo!», pidiendo por el astro para poder volver a verlo en el campo de juego. Menos mal que ganó New York, porque Anthony fue el máximo anotador de los Trail Blazers con 26 puntos.



Artículo anteriorLas mejores actuaciones en el cierre de la primera fase de la LFB
Artículo siguienteJony Slider dejó Oberá