Los de Rearte sorprendieron al local desde el inicio del partido a raíz de un goleo bien repartido, con 9 de Jordan Adams más 6 de Gargallo, Guerra y Rivero, más una solidez defensiva que no le dejaba lanzamientos cómodos a la Fusión, salvo cuando se decidía a hacerle llegar la pelota a un Eric Anderson que, en la zona pintada, demostraba todo su poderío.



El segundo cuarto se vio otra cara de los de Seba González logrando ponerse en partido a base de todos los triples que no le ingresaron en los primeros 10 minutos; 2 de Gramajo, otro de Baralle y uno más de Brussino en el cierre acercaron al equipo santiagueño.

Tras el descanso largo, apoyado en una zona que no pudo descifrar nunca su rival y con el goleo de sus extranjeros floreciendo (¡convirtieron 23 de los 29 puntos del equipo el el tercer período!) Comu logró sacar la máxima de 12.

En el último período siguió todo en la misma tesitura, los de Mercedes presionando y tratando de desgastar a Quimsa desde lo físico (que continúa con 3 fichas libres, más la lesión de Cosolito), variando su defensa entre la zona mencionada, yendo al hombre y hasta presionando toda la cancha, logró cortar una racha de 4 derrotas consecutivas, le quitó el invicto a la Fusión y puso las cosas tanto en lo alto como en lo bajo de la tabla aún más interesantes.



Artículo anteriorSan Lorenzo y una victoria a pesar de las ausencias
Artículo siguienteHistórica derrota de OKC