El capitán del Pesaro, que venía de jugar las ventanas FIBA con la Selección Argentina, sufrió un golpe durante el primer cuarto de Pesaro-Varese, y este lunes ha sido sometido a controles oftalmológicos especializados por parte del Dr. Carlo Maria Valazzi quien destacó una abrasión ocular en el ojo derecho.

Durante la semana el jugador será supervisado por el personal médico de Vuelle para hacerle un seguimiento y ver como progresa, según comunicó el equipo italiano en un comunicado en su sitio web.



Artículo anteriorJustin Everett es nuevo jugador de Unión
Artículo siguienteSergio Hernández: «Pocas veces viví algo tan movilizador»