(Foto: Diario AS)

El base argentino repasó cómo fue su llegada a la NBA y el mundo nuevo en el que entró, a la vez que explicó todo lo que tuvo que hacer para aguantar hasta el final antes de tomar la dura decisión de operarse el pie derecho que lo tiene fuera de las canchas desde agosto. Además, el recuerdo del título de Liga Endesa en 2020 en el que él fue el MVP de la final.

«Uno no quiere dejar de jugar partidos que importan. El equipo no venía de todo bien y uno quiere aportar su granito de arena. En los JJOO lo mismo, el vivir una experiencia así es único. No sé si volveré a un Juego, ojalá que sí, pero ya lo viví, ya sé cómo es y fue único. Y después llegó la NBA, no quería parar, me dolía mucho, a la mañana no podía andar. Pero cuando me decían ‘vamos a entrenar al facility de los Knicks que están Kemba Walker y Derrick Rose’ y vamos, en silla de rueda vamos», explicó Luca sobre cómo fue atravesar la última temporada con un dolor en el pie que no le permitía jugar al máximo nivel.

Finalmente, entendió que lo mejor sería pasar por el quirófano para sanar cuanto antes su lesión: «Cuando me di cuenta que no podía competir en la Summer League porque realmente me dolía mucho, ahí la diferencia la hacen con el físico y yo era el blanquito argentino y no podía competir, sobre todo con los más jóvenes, entonces tomé la decisión quizás un poco tarde pero también disfruté del proceso».

Sobre el mundo NBA que le permitieron conocer los New York Knicks, relató: «Fue increíble desde el momento en el que llegué. Fui a entrenar individualmente y es todo increíble, estaba todo marcado, con mi ropa correspondiente, es todo de primer nivel, como uno se lo imagina. Me hubiese encantado vivir un partido en el Madison, pero la vida te pone esas piedras en el camino».

«Es una mezcla de sensaciones, el otro día la pusieron en el Baskonia-Barcelona y sentía algo en el pecho. Le ganamos a Barcelona que era favorito, nosotros veníamos jugando pésimo. Yo venía de una lesión, Jayson (Granger) venía de una lesión, Pato (Garino) no pudo estar, había varios lesionados, con Toko (Shengelia) que ya sabíamos que se iba. El equipo tenía su química, nos llevábamos muy bien y necesitábamos coronarlo de esa manera. La alegría que sentí ese día es probable que no la haya sentido en mi vida», recordó acerca del título local en 2020, cuando derrotaron al Barcelona con un doble suyo en el último segundo y se terminó quedando con el MVP.

Mirá la entrevista completa acá:

Artículo anteriorUn Kevin Durant infernal anota 51 puntos
Artículo siguienteOtro show argentino en el fin de semana por el mundo