(Foto: Pounding the rock)

En el especial de fin de año de Solo Básquet, el bahiense tocó varios temas relacionados a su actualidad y la del básquet argentino, analizando su reciente nominación al Hall Of Fame y la posibilidad de ser first ballot, cómo transita la temporada siendo parte nuevamente de los Spurs pero ahora desde afuera de la cancha, el increíble y admirado Pop y las actuaciones de Facu, Lea y Tortu.

«Es un honor. Me la veía venir. Es un lindo mimo, no me cambian si me eligen o no. Si se da, genial. Si no se da, no pasa nada. Es algo muy importante a nivel básquet», inició sobre la posibilidad de ser el primer jugador hispanoparlante en ingresar a ese lugar de privilegio llamado Salón de la Fama.



Respecto a su regreso a los Spurs, explicó: «Estar con mis amigos y mi familia en Argentina es prioridad. De a poco, necesito de a momentos de otras cosas. Las condiciones fueron habladas al momento de anunciarlo y llegar a un acuerdo. Siento la responsabilidad de colaborar con los jóvenes y la organización para los próximos años. Pop me dijo ´Dejate de joder de andar en bicicleta y haciendo cosas por el mundo y vení a laburar´, y lo que dice el Jefe, se hace. No podía todo lo que él pretendía, pero hicimos una especie de punto medio y llegamos a este acuerdo».

Gregg Popovich fue el gran responsable de su llegada a la franquicia y lo elogió como lo que es: «Es uno que sale de vez en cuando. Un superdotado de esos que cambian el destino de una franquicia y las personas. La tiene súper clara. Es un fuera de serie como tipo. Eso, más su dedicación y capacidad para elegir personas capaces a las que escuchaba y trabajaba en equipo, con jugadores apuntados a la persona y carácter. Trata al jugador como persona. De ser frontal, honesto. Podría hablar una hora de él».

«Facu (Campazzo) un poco lo hablamos en Córdoba. Es un indiscutido, de lo que es y puede dar. Con ese talento y energía. Está en un equipo que no necesita su principal habilidad y crear porque tienen al mejor generador de juego del mundo con Jokic. Es un más tradicional en un equipo que no lo usa. Igual, termina encontrando la forma de jugar sus 25-30 minutos y se convierte en un indispensable», analizó sobre el base cordobés.



Respecto a los dos más jóvenes, reflexionó: «Bolmaro es empezar y crecer, conocer sus compañeros, dónde está. Van a tener oportunidades, desarrollándose. Tortu es el más delicado, en un equipo muy joven que no tiene la posibilidad de jugar. Es un equipo que no necesita ganar. Está desarrollando jugadores y elige qué jugadores desarrollar. Tortu no es una prioridad. Es una situación difícil. Estar en un equipo y no jugar es lo más difícil que te puede pasar».

Para finalizar, contó cómo pasa sus tiempos libres: “La disponibilidad del tiempo y poder disponer como yo quiera de mi tiempo sin depender de una temporada de la NBA. Poder meternos en el auto y visitar a un amigo en el norte del país. Dedicarles tiempo a otras cosas, desde la bicicleta al tenis o la tecnología, que antes lo hacía como podía. Necesitaba liberar y relajar y lo disfruto”.



Artículo anteriorLeandro Vildoza: «Nos merecíamos irnos con una sonrisa»
Artículo siguiente¿Vuelve Giannis?