(Foto: NBA)

La fecha más esperada de la temporada regular es una realidad y la mejor liga del mundo vibró con los mejores partidos que se podían presentar, pese a algunas bajas de consideración entre lesiones e ingresos al protocolo de salud y seguridad.



La jornada arrancó ni más ni menos que en el Madison Square Garden con uno de los platos fuertes que representaban una rivalidad que inició en los playoffs pasados: Knicks vs. Hawks. Lamentablemente Trae Young, el protagonista principal de dicho cruce con los fans de la franquicia de la gran manzana, no pudo estar presente, pero eso no privó el público presente de ver una gran demostración de básquet.

Fue triunfo para los dueños de casa por 101 a 87 en un juego cambiante, en el cual los de Thibodeau tuvieron un muy buen arranque en el que llegaron a estar arriba por 15 en el primer cuarto, pero los de Atlanta respondieron. Sin embargo, la ausencia de su principal estrella no les permitió aguantar el ritmo en el final y le permitió a New York hacerse con el encuentro. Kemba Walker firmó un triple-doble, el séptimo en la historia de las navidades, con 10 puntos, 10 rebotes y 12 asistencias. Además Julius Randle aportó 25 a la causa, mientras que Fournier y Grimes terminaron con 15 cada uno.

En el segundo turno se dio el otro juego entre equipos del Este, entre el último campeón y el máximo campeón: Bucks vs. Celtics. Pese a la larga lista de bajas, los de Ime Udoka se las ingeniaron para cerrar una primera mitad de muy buen nivel y controlaron a Giannis Antetokounmpo para bajarles el goleo. Sin embargo, nunca perdieron el hilo del partido, quedaron con vida en el último cuarto y lograron un parcial de 21-4 en los últimos cinco minutos para terminar llevándose el triunfo por 117-113.

El griego fue la figura de la tarde en su casa con 36 puntos, 12 rebotes, cinco asistencias y dos tapas, todo en 29 minutos en cancha. A su lado pudo contar con los 17 tantos de Middleton y Holiday, a la vez que 16 terminó convirtiendo Bobby Portis. En el elenco de la ciudad de Boston, Jaylen Brown y Jayson Tatum anotaron 25 cada uno (el primero perdió medio diente por un codazo del segundo, sí, entre compañeros), mientras que Smart cerró con 19 y Payton Pritchard con 16.



El mejor partido del día se dio en el tercer turno, en el que Warriors y Suns se enfrentaron en lo que podría ser unas finales de conferencia de darse los resultados lógicos. Como lo fueron los primeros dos de la temporada, no defraudaron y demostraron por qué son dos de los mejores equipos de la actualidad, con un amplio repertorio de recursos ofensivos en todas sus apariciones, sumado a que las marcas históricas se hicieron presentes nuevamente. Con un final perfecto de Otto Porter Jr., los de la bahía se terminaron quedando con el juego por 116 a 107 y siguen en la cima del Oeste.

Steph Curry finalmente tuvo una buena navidad dentro de una cancha de básquet y cerró con 33 puntos (convirtió cinco triples, quedando a uno solo de los 3000 en temporada regular), seis asistencias, cuatro rebotes y tres robos. El mencionado Porter lo siguió con 19, Gary Payton II con 14 y Kuminga con 12. En Phoenix mostraron un goleo bien repartido, en el que CP3 finalizó con 21, Ayton con 18, Bridges con 17, Booker con 13 y Cam Johnson con 11.

El cuarto partido enfrentó a dos elencos con considerables bajas en las últimas semanas como lo fue el Nets vs. Lakers, y sin la posibilidad de ver a Durant en cancha, pero así y todo alcanzó para plantear un interesante encuentro desde el comienzo. Los de Nash recuperaron a James Harden al menos para el juego y la barba no defraudó, siendo el gran responsable del triunfo de los suyos por 12 a 115, junto a un Patty Mills cada vez mejor, tomando más responsabilidades en ataque para sostener los buenos momentos del plantel.

Entre los dos se combinaron para 70 puntos (36 de Harden y 34 de Mills), siendo claves en el último cuarto cuando la situación más los necesitaba. Además de lo que lograron entre ambos, Bruce Brown cerró con 16 unidades en su cuenta personal, mientras que DeAndre´ Bembry hizo lo propio con 15. Por el lado de los Lakers, LeBron sumó 39 tantos que le permitieron convertirse en el máximo anotador en la historia de los juegos de Navidad (422) superando a Kobe (395), a la vez que Malik Monk terminó con 20, Carmelo Anthony con 17, Horton-Tucker con 14 y Russell Westbrook con 13.

Y en el último turno fue el momento de ver a Jazz y Mavericks en un duelo al que solo le faltó la presencia de Luka Doncic. En la previa la victoria de Utah parecía que iba a ser de una manera más cómoda, pero aun sin su principal figura los de Dallas se las arreglaron para dar pelea hasta el final. Los de Quin Snyder tuvieron un mejor último cuarto, con su habitual buena efectividad de larga distancia para despegarse en el marcador y quedarse con la victoria por 120 a 116.

Donovan Mitchell fue el máximo anotador de los suyos con 33 puntos, tres rebotes e igual cantidad de asistencias y robos. Además, Bojan Bogdanovic aportó 25 tantos, mientras que Mike Conley terminó con 22 y Jordan Clarkson con 12. Por el lado de la visita, Porzingis y Brunson compartieron el liderazgo en anotación con 27 unidades cada uno, seguidos por las 17 de Frank Ntilikina.



Artículo anterior¿Vuelve Giannis?
Artículo siguienteTucu Gamboa, otro que no sigue en Atenas