Foto: Prensa Regatas

En un partido que tuvo bajas sensibles, el remero venció a La Fusión 87 a 85. Nicolás Aguirre y Gary Mc. Ghee fueron los más destacados en el local, con 20 y 16 puntos, respectivamente. En la visita, Juani Brussino sumó 19 unidades. A pesar de la derrota, los de Santiago del Estero se mantienen en lo más alto de la tabla de posiciones con un récord de 9-3, mientras que los correntinos se posicionan en el décimo lugar, con un saldo positivo de 7-6. Ambos equipos llegaron con bajas sensibles. En el equipo de Piccato, no contaban con Juan Pablo Arengo, mientras que el de Sebastián González presentaba las ausencias de Jerry Evans, Eric Anderson e Iván Gramajo. A pesar de esto, ambos equipos dieron una gran muestra de intensidad y batallaron hasta el cierre para llevarse el triunfo.

Regatas dependió mucho de la tarea de McGhee y Hogan para lograr remontar el mal arranque de su equipo. Gracias a la tarea desde el Pick and Roll y las salidas en velocidad, se adelantaron en el marcador tras un parcial de 14-0. Minuto mediante, los de Santiago reaccionaron y se pusieron a tiro en el cierre del primer cuarto (23-21). Al inicio del segundo cuarto los santiagueños pasaron al frente y, a partir de allí, el duelo se volvió sumamente disputado, intercambiando el dominio del marcador en varios ocasiones. La historia mantuvo su idea, y al final de los 20 minutos iniciales, el marcador indicaba 39 a 38.

La segunda mitad del juego comenzó a elevar la temperatura en los protagonistas. Mucha charla y mucha queja frenaron un poco el desarrollo del juego. En la cancha, de la mano de Brussino, Quimsa tomó posesión del encuentro, pero a partir de allí se acrecentó la tarea de Aguirre y Quinteros, que comenzaron a liderar las acciones. En el último parcial, ya sin Sebastián González en el banco de la visita, La Fusión logró pasar al frente con una gran acción de Roderick, pero con un bombazo de Paolo, Regatas pudo quedarse con la victoria.

Artículo anterior6 positivos en Olímpico de La Banda
Artículo siguienteLos Bulls metieron el noveno seguido