Foto: Mota Reales

El equipo patagónico se mantiene como el único invicto en condición de local en toda la temporada de la Liga Nacional; los de Martín Villagrán aprovecharon una buena rotación y un goleo repartido para superar a San Martín de Corrientes 86 a 80. Agustín Barreiro y Yoanki Mencia fueron los máximos goleadores del local con 18 unidades cada uno. Con la misma cantidad de puntos, en la visita se destacaron Basabe y Mainoldi.

Los de Diego Vadell salieron a la cancha con más energía; con una gran tarea colectiva, encontrando distintas manos anotadoras, se escaparon a 14 en los primeros minutos del encuentro (13-27), mientras que los locales apostaron por el juego interno, destacando las tareas de Sebastián Vega y el cubano, bajo la conducción de Sebastián Orresta. La historia comenzó a empardarse y, restando siete minutos para terminar el segundo cuarto, lograron igualar las acciones en 30, y comenzaron a dominar el partido. En un ida y vuelta constante, los correntinos se recuperaron y se fueron al entretiempo ganando por tres (39-42).



A la vuelta de los vestuarios, la intensidad de ambos equipos fue espectacular, brindando un encuentro de altísimo goleo, donde Mainoldi y Mencia llevaron la batuta de cada uno de los equipos; pero fueron los locales los que aprovecharon el vértigo del juego para comenzar a torcer la historia a su favor. Con los de Villagrán ganando por tan solo cinco puntos (68-63), todo quedaba para definirse en los últimos diez minutos. La paridad del último cuarto fue el condimento extra para los hinchas que se acercaron al estadio. El trio Orresta-Mencía-Vázquez lideró al verde, que finalmente concretó el 86 a 80 que le permitió estirar el invicto en casa.

Artículo anteriorAtenas mostró otra cara y vapuleó a Regatas
Artículo siguienteLa Penya aplastó al Lokomotiv Kuban