Foto: Matías García

En un partído de altísimo ritmo, el conjunto de Boedo volvió a la senda ganadora, luego de tres caídas al hilo (dos de ellas al no poder presentarse a jugar) al vencer 81 a 79 a San Martín de Corrientes. Con este resultado, los dirigidos por Álvaro Castiñeira escalan unos puestos en la tabla de posiciones, en la búsqueda por reacomodarse nuevamente en la parte alta de las posiciones. Leandro Cerminato y Facundo Rutenberg fueron las figuras del local con 18 y 17 puntos, respectivamente. En la visita (que no tuvo a Mainoldi) se destacaron las 19 unidades de Fabián Ramírez Barrios.

La primera mitad del juego tuvo una intensidad espectacular. Ambos equipos presentaron una gran efectividad desde el perímetro, y supieron aprovechar las debilidades del rival. En este ida y vuelta, San Lorenzo perdió varias pelotas más que los correntinos, lo cual le costó verse abajo en el marcador durante varios minutos del encuentro, pero siempre siguiendo bien de cerca a los dirigidos por Diego Vadell; que encontraron en Matías Solanas una conducción y un liderazgo determinante. Finalmente, San Martín se fue al descanso largo dominando por la mínima (46-47).

El tercer cuarto fue una orquesta para el ciclón. Logró bajarle el goleo al rival, y siguió disfrutando del veranito (sofocante, por cierto) en la efectividad. Con un parcial 21-10 a su favor, logró adueñarse de las acciones y arrancar el último parcial con una decena de puntos a su favor (67-57). Pero la visita buscaba recuperarse de sus últimas caídas a como de lugar, y se lo hizo pagar a San Lorenzo, que tuvo que esperar, literalmente, hasta la última pelota para quedarse con un triunfo para cortar la racha. Con un bombazo desde el eje de Lucas Pérez, el telón se bajó y fue festejo azulgrana, que recupera soldados y busca volver a trepar a lo más alto de la tabla.



Artículo anteriorMartín Villagrán: «Si un equipo no se puede presentar, habría que reprogramar los juegos»
Artículo siguienteRegatas y una trabajada victoria en el Sandrín