En el último programa de Solo Básquet, tuvieron la visita virtual de Facundo Campazzo, que se prestó a una extensa charla para analizar su llegada, adaptación y presente en la NBA, así como también el futuro de la Selección Argentina, que ya no tendrá la presencia de Sergio Hernández ni Luis Scola. El cordobés hizo hincapié en las cuestiones que más le costaron en este último año en la mejor liga del mundo y como se lleva con las distintas situaciones que va viviendo en los Estados Unidos. Mirá la charla completa.

«En lo personal me siento mas adaptado, esta liga es una montaña rusa que no te permite estar contento o triste del todo, porque tenés partidos todo el tiempo, hay que estar mentalmente preparado, con todos los factores que nos toca como equipo, me están tocando mas minutos, y tengo un desafío lindo de ser el base de la segunda unidad, es un lindo desafío y lo disfruto, sacando el último partido me siento muy bien, es parte de la adaptación, con buenos y malos partidos, es algo normal en una temporada larga.



El desgaste físico influye mucho, en el arranque de la temporada jugaba menos, tenia menos oportunidades, menos tiempo con la pelota en la mano, trato de controlar lo que puedo, puse mi cabeza ahí, esperando mi momento de tener tiempo y me tocó de un día para otro, y de esa forma puedo demostrar más, entendiendo qué jugadores tengo a mi alrededor y tratar de generar juego para un jugador u otro y tratando de contagiar de la defensa, con energía, desde atrás, y si me toca tener la pelota aportar mi ADN, hay partidos que sale bien y otros no, son muchos juegos, es complicado tener el equilibrio, me encantaría copiar y pegar, pero no se puede. El juego es muy dinámico, tenemos partidos de local, visitante, todo cambia.

El día que tome la decisión de venir sabia que tenia que dejar el ego de lado porque iba a tener menos impacto y menos tiempo la pelota en la mano, lleva un periodo de adaptación en el que aún sigo, no es fácil. Trato de no leer las críticas, cuando estaba en Peñarol o en el Madrid no pegaban las balas, seguía, acá a veces si entraban, y ahí empecé a estar mas tiempo con mi familia, con la gente que quiero y dejar de leer lo bueno y lo malo, confiando en lo mío, sabiendo que iban a venir cosas buenas. La realidad es que no estaba jugando bien, los números no mentían, traté de poner mi energía en cada entrenamiento y poner la cabeza en claro.

Fueron un par de semanas que me pasó esto, no trabajé con un psicólogo, lo pensé, pero la realidad es que me hizo bien estar con mi familia, hay críticas que no eran periodísticas que dolían mucho, así que directamente dejé de leer lo bueno y lo malo.

Son las reglas del juego, lo tomo bien, entreno el tiro fuera de los partidos, cuando entreno me quedo un rato más, trato de entrenar lo mas posible y hacer el tiro lo mas real posible, pero así y todo no se puede entrenar de mas porque se juega día de por medio. En mi caso es importante la toma de decisiones, cuando puedo tomar un tiro de más, mi juego se basa en ser impulsivo y trato de controlarlo, tampoco construyo mi confianza exclusivamente en el tiro, es parte de jugar diferente a la que estaba acostumbrado, si quiero mantenerme tengo que mejorarlo, intentaré ser mi mejor versión en cada partido. Hay muchos factores, y creo que la toma de decisiones es uno de los más importantes, esperar los momentos indicados, y tratar de tener todo controlado. Intento confiar en el entreno que hago previamente con los profesionales que tenemos cerca nuestro. Cuando dejo de presionarme con meterla es cuando mejor me va.

A pesar de los factores de lesiones, covid y todo lo malo hemos demostrado que podemos jugar bien, tenemos que tratar de mantenerlo en los partidos, hay que tener una identidad y un ADN e ir a fondo con eso, reconocer las cosas que hacemos bien y mantenerlas, creo que eso es nuestro salto de calidad. En los momentos que necesitamos a los titulares muchas veces ya no los tenemos, perdimos jugadores importantes en la calidad del equipo, nuestro trabajo es disimular esas bajas, aprovechar los minutos, la segunda unidad está ayudando a la primera a mantener el estilo de juego. Si hay una buena racha se puede acabar rápido, así como un mal pasaje también se termina, tenemos que encontrar la regularidad sin importar lo complicado del rival.

No hablé mucho con Él (Gabi Deck), no tuvo la oportunidad ni la suerte que se necesita de caer en el equipo que necesite de él, pienso que puede jugar tranquilamente en la NBA, pero no depende sólo de uno, hay que estar en el momento y lugar justos. Hay que tener paciencia, la oportunidad va a volver a venir. Sea lo que sea que haga, que sea feliz, que lo haga con la pasión que lo caracteriza.

No me pongo a pensar que es mi última temporada de contrato, es demasiado desgaste físico y mental jugar tantos partidos, sumar minutos, viajes, todo lo que conlleva una temporada, y encima sumarle lo que puede llegar a pasar. No es que fuerzo no pensar, no pienso que me influya a la hora de jugar, creo que vivir el presente es le mejor manera de llevar esto.

Mi desafío es tener impacto con menor tiempo de la pelota en las manos, este es mi rol, intentaré hacer mi mejor versión de este rol que me toca en este momento. Hay veces que no sale bien, otras que si, y considero que adaptarme a este nuevo equipo es lo que me hace mejor, como dije, mi confianza no se basaba en el tiro y quizás acá si lo tenga que hacer. El día de mañana cuando termine la temporada voy a ser al menos 1% mejor.

Jugar con Jokic es increíble, nunca había tenido un compañero como él, es muy grande, tiene una facilidad enorme, a la hora de correr las ofensivas sabe como va a reaccionar ante cada situación y se adelanta, sabe donde poner la pelota, hace mejor a todos sus compañeros. Está todo el día en el gimnasio, hace lo que haga falta para mejorar. Es ágil, fuerte, talentoso, rápido para su tamaño, disfruto de verlo jugar y te facilita todo.

No caigo con el hecho de los argentinos que sigue lo que hago, en los últimos tres partidos había un grupo de 20 personas esperando fuera del vestuario, me gusta que disfruten es dejar todo en cada partido. Jugar con entrega y pasión es la mejor forma de devolverles eso.

No hay fechas claras de cuando va a volver Murray, pero es algo que tomo con naturalidad, es un jugador sumamente importante para el equipo, yo quiero ganar, y él nos hace falta, cuando esté intentaré tener un impacto con menos tiempo y seguir consiguiendo victorias, estamos a mitad de la temporada, cada vez quedan menos juegos y tenernos que seguir trabajando para entrar en playoffs o play in. Quizás si no hubiera estado lesionado, yo tendría un rol completamente distinto.

Los que mas me costaron fueron Utah, es de lo mejor en defensa y en ofensiva, son muy buenos. Ayer por momentos tuvimos buenos pasajes, podríamos haber jugado mejor, pero están con una gran dinámica de juego, te castiga todos los errores, como pueden ser los Lakers, que son atléticos, largos, comprimen la cancha y es complicado penetrar, esos equipos son los más difíciles. Los Clippers también entran en ese rubro. De los que más disfruto diría Golden State, copiar de ahí es imposible, y también disfruto de Denver, cuando estamos bien somos un equipo lindo para ver.

Imagino la selección con el mismo compromiso de los últimos años, con los mismos valores que nos transmitía Luis, tenemos que ir por ese camino que es el que nos dio nuestra mejor versión, dejando de lado los resultados, si nos abrazamos a eso pueden pasar cosas buenas. El compromiso es el mismo, tratar de estar los que más podamos, para terminar de crear esa unión, ese ADN y creo que Néstor para esto es perfecto, sabe como hacer jugar al equipo, sabe sacar el mayor provecho de cada jugador, dar confianza. Es un desafío lindo, hay una ventana en febrero, junio y agosto, con la Americup en septiembre. Son muchos partidos para ir creando esa manera de trabajar y seguir disfrutando. Deseo ver a una Selección que juegue con esa hambre, con eso que se ve en los ojos y contagia al del lado a querer dar todo, tenemos que confiar en el trabajo realizado.

Agosto y septiembre son las fechas que estoy viendo, no va a haber torneo, también se juega el europeo, esperamos poder estar. A mi me gusta estar metido, saber cuando son los partidos, mirar los juegos cuando no estoy, hablar con Néstor para saber como lo va llevando. Creo que se vienen cosas lindas en la Selección. No hablamos de convocatorias, por como me vio en el último partido, está en duda.

No tengo miedo que la NBA me desgaste, creo que fue parte de la adaptación, tenía en la cabeza que iba a ser una temporada larga, fueron muchos partidos en poco tiempo. Físicamente no me sentía mal.

Si llega a ser así intentaré hacer lo mejor posible, necesitamos el liderazgo y la experiencia de todos los que estamos, hace mucho que venimos jugando juntos y ahora sin Luis es una falta importante, dentro y fuera de la cancha a nosotros tenerlo era un plus, porque nos decía lo que nos hacia falta y ese liderazgo no se va a repetir, necesitamos tener un poco de cada uno, de los nuevos y los viejos, que cada uno aporte su granito de arena para lo que va a venir, si estamos todos en la misma sintonía para lo que viene seguro que va a ser bueno.

Es dificil saber para qué estamos, cuando jugamos un buen básquet estuvimos bien, pero siempre confiamos en nuestro trabajo, tenemos más experiencia y eso nos puede ayudar de cara a un torneo internacional, también sabiendo que no tenemos una figura como un Luka Doncic como cada selección y tenemos que trabajar más que el resto, encontrar nuestra mejor versión y la única manera de hacer eso es enfrentando a grandes equipos y teniendo una buena preparación. Luis siempre puso hincapié en eso y siempre abrazó esa idea, tenemos que seguir ese camino, Néstor acompaña esa idea, habla el mismo idioma y nos va a ayudar a potenciar las individualidades.«

Artículo anteriorInstituto complicó a La Unión de Formosa
Artículo siguienteLa Americup 2022 se jugará en Brasilia y Recife