En 3×3 Radio cerramos la semana con una linda charla junto a Luca Vildoza. El base se encuentra en Mar del Plata realizando la última parte de su recuperación tras la operación a la que debió ser sometido en su pie. El ex jugador del Baskonia habló de su paso por los Knicks en la Summer League, la experiencia en los Juegos Olímpicos, el proceso que está viviendo para vivir a las canchas y, por supuesto, sus expectativas para su futuro profesional.

Entrevista completa:



«Necesitaba volver, llevaba tres años sin venir a la ciudad, uno cuando está golpeado quiere volver a donde más cariño tiene, y estar acá rodeado de la gente del club, de mis amigos me sirvió para recargar pilas y volver con más energía que nunca.

Sinceramente venir fue una idea de mi papa cuando llegue de Estados Unidos se ve que me vio golpeado y sabia que estar rodeado de mi gente me iba a hacer bien, llevaba mucho tiempo sin verlos y no lo pensé dos veces, me puse a mirar vuelos, a organizar con la gente del club para entrenar, a pedir los turnos para el gimnasio, una casa, estar tranquilo y estar rodeado de gente que quiero.

Yo sabía que el problema del pie iba a terminar en una cirugía o algo peor que se iba a extender, si los Knicks estaban dispuestos a darme ese tiempo iba a ser algo increíble, pero no lo esperaba, iba con la cabeza puesta en mi recuperación, ahí surgió lo de la cirugía. El equipo se portó de diez, me ayudaron con la operación, con los traslados en New York, estoy agradecido, es algo que me iba a pasar. Intenté disfrutar al máximo sabiendo que no tenía nada más que hacer que estar rodeado de super estrellas.

Me puse a pensar en todo recién acá en Mar del Plata cuando estaba tranquilo y feliz. Uno sabe que llegó, la euforia que conlleva, pero al final pasa todo muy rápido y no tenés tiempo de pensarlo, fichabas y al día siguiente hay un partido, te llama Sergio y había que viajar a Las Vegas. Ahora la operación me dio tiempo de reflexionar en todo lo que logré, que no es poca cosa. Si bien no pude jugar en un equipo NBA, el haber llegado a la mejor liga del mundo fue tocar el cielo con las manos.

Me estoy preparando para volver a la NBA, mi cabeza está puesta en eso. Quiero volver sea como sea, me quedó la astilla de no poder estar en un equipo NBA y me encantaría estar ahí, sabiendo que es el sueño de muchos chicos; haberme quedado en la puerta me choca. Lo único que necesito es estar sano, después con mis agentes veremos qué es lo mejor.

El alta supuestamente ya está, eso depende de mis dolores. A medida que no me duela el pie le voy a ir sumando actividad. Ahora es cuestión de agarrar fuerza, estuve mucho tiempo con una bota, donde el tendón y el gemelo quedaron como un palito, ahora tengo que moverme, correr con normalidad y eso me genera dolores que antes no estaban, así que voy de a poco. Estoy contento con la recuperación. Espero la próxima semana empezar con contacto, molestar a los chicos de las inferiores del club, y ojalá pronto pueda estar listo para volver.

Si me pongo a reflexionar me cuestiono por qué no paré en su momento, pero es todo muy rápido y no hay tiempo, siempre aparece un desafío nuevo. Para mi ir a los juegos Olímpicos que se aplazaron, cuando veníamos con la química del equipo, pensando que era el último año de Luis, me dije que no podía parar en ese momento. Sabía que había una cierta ilusión en mí y más allá del dolor que tenía en el pie quería demostrar que estaba a la altura. Realmente jugué mal, pero viví una experiencia que, con suerte, en unos años le voy a poder contar a mis hijos que estuve en un Juego Olímpico.

El club viene de una situación complicada sabiendo que tuvo que bajar de categoría para recuperar su economía. Ahora está volviendo a su normalidad, arreglaron el club, la cancha quedó muy bonita. Volver al poli fue una sensación increíble; sentir el cariño de la gente que no sentía hace años me llenó de vibras positivas, ojalá pueda ayudar al club a seguir creciendo para que vuelvan a ser lo que eran, sabiendo que hay muchos que están haciendo un esfuerzo enorme y que es un histórico de la Liga.

Espero en 15 días ya estar de vuelta en actividad, estaré un poco fuera de ritmo, dependerá de cómo esté el tendón, que tiene que recuperar la fuerza. Todo depende de cómo me sienta.

Sin duda me gustaría estar en la Seleccion, estoy ilusionado. Estar con Néstor, sabiendo todo lo que la luchó para llegar ahí, sabiendo cómo es como persona y entrenador. Estamos trabajando para estar en un nuevo proceso, somos los mismos, pero tenemos distintas cabezas. Me gustaría estar de nuevo.

Yo no sé nada, cuando me operé hable con mis agentes para no escuchar ofertas hasta no estar sano, porque sino te pone una presión extra. Sé que hay rumores, pero la verdad que no tengo la menor idea. Yo quiero volver a la NBA, eso está claro, me quiero sacar esa espina, al final cuando estás en la mejor liga del mundo da igual las preferencias, disfrutas de jugar al básquet y de estar viviendo un sueño.

Con Tortuga hablé cuando no estaba formando parte del equipo, al final nos conocemos entre todos, no hace falta decir que estamos, mas que compañeros somos amigos y sabemos respetar los momentos del otro, no me gusta molestar cuando uno está caído. Cuando uno no puede demostrar lo que realmente vale, duele y duele para todos. Me alegro que se vuelva a sentir importante porque es de los mejores jugadores que tenemos. Si bien no está en la mejor liga del mundo, está en la mejor institución del mundo, que no es poca cosa.

Artículo anteriorBoca no le pierde pisada al puntero
Artículo siguienteSe viene el CONVERSE SKATE HOOPS en Mar del Plata