Foto: Germán Ruiz

Tras un arranque turbulento para ambos equipos, fue La Unión el que salió mejor parado. Aprovechando el gran presente de Tabarez y bajo la conducción de Jonathan Maldonado los de Sebastián Ginóbili se adelantaron en el marcador, llegando a sacar una ventaja de ocho en el primer parcial, que terminó a favor de la visita 23 a 17.

Los cordobeses fueron de menos a más, el ingreso de Cantón le aportó los puntos en la zona pintada que no estaba logrando sumar y le anexó el juegos en pareja con Mosley, que era la principal arma anotadora de los dirigidos por Arrigoni. Pero por sobre todas las cosas, el Griego mejoró considerablemente su defensa, complicando las ofensivas de su rival, y bajando el goleo a tan solo 11 unidades en el parcial. De esta forma, Atenas se adelantó en el marcador al cierre del primer tiempo 38 a 34.

A la vuelta de los vestuarios, el Griego siguió estirando su ventaja, gracias a un goleo repartido y a una buena efectividad desde el perímetro llegó a escaparse a catorce (56-42), ventaja que prácticamente se mantuvo hasta el cierre del parcial. Pero La Unión no quería dejar escapar el juego y, a pesar que los locales llegaron a sacar 18 de luz (72-54), se mantuvieron en la lucha e hicieron que más de uno comenzara a comerse las uñas en el Polideportivo Carlos Cerutti. Un parcial de 9-2 los acercó a 10 con más de cuatro minutos por jugar. A partir de ahí, cada acción positiva de cada equipo se festejaba como un triunfo; pero finalmente fueron los verdes los que terminaron cerrando mejor las acciones, para consolidar la victoria que le permita escapar momentáneamente del fondo de la tabla.



Artículo anteriorUn Poli repleto celebró el 11° triunfo de Peñarol
Artículo siguienteDenver cruzó victorioso el puente de Brooklyn