(Foto: Guillermo Ruarte para prensa Riachuelo)

Riachuelo volvió a ganar, esta vez por 89 a 82 ante La Unión como local y de esta manera acumula tres victorias en fila, todas como local, para recuperar el balance de igual cantidad de triunfos y derrotas con nueve en cada caso para trepar hasta la undécima colocación.

Nicolás Paletta tuvo un juego más que bueno y terminó la noche con 18 puntos, ocho asistencias, siete rebotes y tres robos sin pérdidas en 32 minutos. Pese a eso, el máximo anotador del equipo de Dani Farabello fue Selem Safar que cerró el encuentro con 20 unidades, en tanto que Pablo Espinoza aportó 12 e Ignacio Alessio con 10.

Por el lado de los de Sepo Ginobili, Patricio Tabárez fue la referencia en ataque con 19 tantos en su haber, mientras que lo siguieron de cerca Franco Vietta y Fernando Podestá con 16 cada uno.

Artículo anteriorValencia se llevó el triunfo y la clasificación
Artículo siguienteEl Fortín de las Morochas volvió a festejar