No son horas tranquilas para San Lorenzo. La última semana, el equipo de Boedo tuvo reuniones virtuales con distintas entidades de FIBA, y los representantes de algunos jugadores que presentaron sus reclamos en el BAT, donde hoy el ciclón presenta seis procesos activos, pero no se descarta que puedan sumarse más en las próximas semanas. La Federación internacional exigió al club argentino que comience a saldar sus deudas; en caso de no hacerlo, la Confederación Argentina y la Asociación de Clubes podrían tomar la decisión de suspender la licencia y quitar a San Lorenzo de la Liga Nacional.



La fecha límite para iniciar el plan de pagos sería el 25 de febrero. La deuda de San Lorenzo sería de aproximadamente 800.000 dólares en lo que respecta a saldos pendientes (sueldos, premios y comisiones con los agentes) de los jugadores extranjeros que han pasado por el club en las últimas temporadas, tales como Calfani, Meyinsse y Sims.  Además, según informó el medio «San Lorenzo Primero», el ciclón presenta «una deuda de 20 millones de pesos con los jugadores y entrenadores nacionales. A eso se le sumó una deuda de siete millones más de la temporada 20/21: seis millones de atrasos de sueldos hacia jugadores y el entrenador Silvio Santander, y un millón con la AdC por los gastos de los hisopados constantes a los que se sometían por haber jugado en el formato de burbujas.» De eso, se abonaron siete millones antes de iniciar la temporada y se acordó un plan de pagos para el resto, los cuales fueron abonados en parte.

Cabe recordar que el azulgrana ya había perdido su lugar en la Basketball Champions League por esta misma situación; su lugar fue ocupado por Boca, que había terminado en el tercer lugar de la edición 20/21 de la Liga Nacional. Al día de la fecha, los de Boedo tienen la prohibición de parte de FIBA de incorporar jugadores extranjeros, a lo cual se le añadió, por parte de la Asociación de Clubes, la inhabilitación para sumar también nacionales, hasta comenzar a saldar lo que corresponde.

Ahora el conflicto parece ser interno. Se necesitan tres firmas para aprobar el inicio del plan de pagos con el BAT de FIBA: La del Presidente Horacio Arreceygor, el Tesorero Claudio Lantaron y el Secretario general Miguel Mastrosimone. Aparentemente, algunos choques internos llevarían a que una de las partes no quiera aceptar acuerdo, lo que pone en peligro la continuidad de San Lorenzo en la máxima categoría.

Artículo anteriorBolmaro jugará esta noche para Iowa en G League
Artículo siguienteHispano se quedó sin técnico