Tus papás te llevan por primera vez a la juguetería y por una hora y media no cerrás la boca. Mirás para todos lados, no sabés para dónde ir. Querés todo y no querés irte nunca de ese lugar.

Así, para los fanáticos del básquet, es el NBA Store de New York.



Navidad y Reyes Magos, tu cumpleaños… Todo lo podrías pasar ahí. También todos los regalos podrían ser de allí. Situado en la Quinta Avenida, una de las más célebres de la ciudad, se ve a lo lejos el establecimiento y la boca empieza a abrirse.

Camisetas de LeBron James, Kevin Durant, Giannis Antetokounmpo y Jayson Tatum se destacan y ya empieza el dilema de no saber con cuál quedarte. Al entrar el personal se lleva un diez. Todos alegres. Nadie enojado. Al comienzo están las camisetas de esta temporada.

Devin Booker, Luka Doncic, LaMelo Ball, todos tienen su lugar. ¿Precios? Entre 150 y 110 dólares.

Calcomanias, gorros, buzos y también un poco de indumentaria de la WNBA (esos detalles especiales para realizar regalos a los parientes que no ves nunca pero seguro te piden algo) rodean el primer piso.

Acá una de las mejores partes. Las camisetas Hardwood Classics. 

Michael Jordan en 1996, 1997 y 1998, LeBron en 2007, Penny Hardaway y Tracy McGrady, Kobe Bryant y su último anillo, North Carolina, estás cuestan entre 340 y 300 dólares y son las más exclusivas. La tela es un poco más dura, están bordadas y son más para andar que para jugar 

Arriba es en donde la magia comienza.

Subís y como si fuera el cielo, ves la camiseta de Drazen Petrovic en los Nets. Parece un sueño, literal. 150 dólares la blanca, 300 la celeste, no tiene desperdicio. Pistol Pete Maverich, John Stockton, todos tienen su lugar. 

De Lakers hay muchísimo, de Golden State también. Y, obviamente, de Brooklyn y New York. Phoenix tiene lo suyo y, lamentablemente, en la parte de Denver no hay nada de Campazzo. Apenas hay modelos de Jokic y Murray.

La zona de las camperas clásicas y, aparte, las que vienen usando los equipos esta campaña son hermosas. Precios similares ideales para usar un día que no haga tanto frío, son muy ligeras.

Una de las mejores partes llega a la hora de recordar los clásicos jugadores del 2000. Duncan, Parker, Ginobili, Carter, Garnett, Shaq, todos. También entre 150 y 300 los precios.

Finalmente, las medias Stance y los gorros, los muñecos (entre 10 y 30 dólares) y algunas zapatillas Nike y Adidas para jugar, con poca variedad en modelos y talles.

La magia está en este despacho y es uno de los lugares que todos los amantes del básquet deben conocer si están en New York.

La NBA y el marketing hacen lo suyo, ustedes disfruten (y no se endeuden) (mucho).

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14

Artículo anteriorDeck fue figura en la victoria ante Fuenlabrada
Artículo siguienteLaprovittola: «Queremos quedarnos con el primer lugar»