Foto: Matías García

No era un panorama sencillo para Platense, que en la previa recibió una serie de golpes que complicaban el juego de esta noche. Ya sin Felipe Pais por el resto de la temporada, llegaba la duda de Andrés Lugli (no formó parte del plantel) y Julián Aprea (solo estuvo 7 minutos en cancha) para medirse a una de las revelaciones de la temporada. Pero haciendose fuerte y con un buen juego colectivo, los de Vicente López se llevaron el encuentro 91 a 65.

Con este resultado, Platense vuelve a ponerse a tiro de los puestos de post temporada, con un récord de 15-21, por debajo de Riachuelo, el último clasificado con 15-20. Por su parte, los de Caballito se mantienen en la quinta colocación, con un registro de 21-15.

Adris de León fue la máxima figura del encuentro, con una descomunal planilla en la que anotó 34 puntos. Jordan Willims fue el segundo mejor anotador del equipo, con 14. Lucas Goldenberg y Alejandro Alloatti colaboraron con dos doble doble; el capitán con 12 puntos y 15 rebotes, mientras que el interno totalizó 10 unidades y 15 tableros.

En los dirigidos por Federico Fernández, Valentín Bettiga fue el goleador, con 17; escoltado por Joni Torresi, con 14 puntos. Theo Metzger completó el tridente ofensivo, con 11 unidades y 8 rebotes.

El Calamar tendrá dos juegos antes de finalizar la fase regular, el primero en condición de visitante ante Peñarol y el último en condición de local ante Boca. A Ferro también le quedan dos desafíos; recibirá al Xeneize el 16 y luego se medirá ante Obras, el 18.

Artículo anteriorUnión ganó un partido clave y salió de la Permanencia
Artículo siguienteEtapa de definiciones en Liga Argentina