TORONTO, CANADA - APRIL 23: (Photo by Mark Blinch/NBAE via Getty Images)

Se nos dijo por activa y por pasiva que había cuatro jugadores especiales en este draft: Cade Cunningham, Jalen Green, Evan Mobley y Jalen Suggs. Que el de Oklahoma State tenía que ser #1 unánime, y así fue, y una vez elegidos los cuatro, el nivel y talento de los rookies bajaba mucho. Diez meses después, el 2021/22 KIA Rookie of the Year es Scottie Barnes. Ni Cunnigham, ni Mobley, sus rivales entre los finalistas, ni Jalen Green. Y mucho menos, Jalen Suggs, quienes todos apuntaban (incluyendo un servidor) que iba a ser el elegido con el #4 por Toronto. 

Masai Ujiri y Bobby Wesbter volvieron a sorprender al mundo con un pick inesperado. Por algo son la mejor front office de la NBA. De Floridad State, una universidad donde la defensa es la prioridad y con muchos menos focos que Gonzaga, USC o que el equipo de la G-League compuesto por jóvenes, de donde salieron Green o Kuminga. Un forward con un tamaño descomunal con capacidad de dirigir el ataque y de defender al mejor jugador rival, sea LeBron James, Kevin Durant o Jayson Tatum. 

Al final de su primer año como profesional, Scottie Barnes ha terminado con 15.3 puntos (#3 entre los rookies), 7.5 rebotes (#3), 3.5 asistencias (#5) y liderando en todas las estadísticas avanzadas*: 6.6 win shares, 0.9 BPM y 1.9 VORP, lejos del resto. Primer rookie en promediar +35 minutos para un equipo de playoffs desde Rose (y tecero tras Carmelo en los últimos 20 años), primer jugador de la historia de los Raptors en acabar un partido con +30 puntos, +15 rebotes y +5 asistencias. 

Y lo más importante, especialmente entre los novatos, su regularidad. Lo normal es que los jugadores de primer año sean piezas de rol en equipos de post-temporada o bien jugadores destacados en equipos de lotería. Barnes ha sido clave en un top-5 de conferencia.  Scottie ha jugado 74 partidos y 2617 minutos, el que más entre los de su camada. Porque por un momento, en Enero, pareció que el famoso rookie wall iba a acabar con su temporada. Para nada. 

De los 12.6 puntos (tirando 42%) del primer mes de 2022 pasó a 15.2 (con 54%) en Febrero y subió a 17.1 en Marzo. Lo que le llevo a ganar el premio al rookie del mes en la conferencia consecutivamente, los dos últimos que se dieron en el Este. Y poco a poco, la narrativa de que Evan Mobley tenía que ser el ROTY en 2021/22 iba desapareciendo al mismo tiempo que los Cavaliers se desinflaban y Toronto aseguraba billlete directo para playoffs. 

Al final ha sido la batalla por el novato del año más ajustada de la historia, con Barnes ganando por únicamente 15 puntos. El de los Raptors ha conseguido 5 primeros puestos más que Mobley y ha sido, además, el único en ser votado por los 100 periodistas (Mobley 99 votos, Cunningham 97). Se convierte en el tercer jugador en conseguir el premio vistiendo la camiseta de los Raptors, junto con Damon Stoudamire (1995/96) y Vince Carter (1998/99).

Justo ellos dos han sido los protagonistas en la ceremonia de entrega. Vince Carter fue el encargado de, vía videoconferencia, hacerle saber a Barnes que era el ganador, en un emotivo video donde hemos podido ver las lágrimas de Scottie. Damon, por su parte, ha podido mandarle un mensaje que los Raptors han emitido previo al cuarto partido de la serie ante Philadelphia, un partido donde Barnes volvía a jugar tras la lesión en el primer encuentro de la eliminatoria. 

No sin hacer saltar las alarmas al inicio del segundo cuarto al pasar un bloqueo de Paul Reed, donde el rookie del año ha caído quejándose del mismo tobillo izquierdo que le ha mantenido alejado los últimos dos partidos de la serie. Hoy además salió de suplente por primera vez en su carrera NBA (75 partidos hasta hoy, 75 titularidades) contando regular season y playoffs.



Los Raptors, por cierto, sobrevivieron. Victoria 110-102 ante unos Sixers que buscaban la barrida y que volverán a Philadelphia con un cómodo aunque peligroso 3-1, una ventaja que Doc Rivers ha desperdiciado tres veces en su carrera. Y todo con las dudas del estado fisico de Joel Embiid, con problemas en el pulgar de la mano derecha.  ​​Siakam y Gary Trent fueron los mejores de unos Raptors que sueñan con ser el primer equipo de la historia en remontar un 3-0 en unos playoffs.

Nota: Alejandro Gaitán | Tw: @alejandroggo

Artículo anteriorJuan Francisco Fernández volvió a sumar minutos
Artículo siguiente¡Berazategui es el tricampeón de la Liga!