Foto: Prensa Gran Canaria

Parecía que dominaba el encuentro, pero el Gran Canaria no lo cerró bien, terminó cayendo con un ajustadísimo 79 a 77 contra el Morabanc Andorra y quedó en las puertas de la definición del segundo torneo más importante de Europa.

Nicolás Brussino tuvo un importante rol en el encuentro, y terminó completando su planilla con 11 puntos (2/2 en dobles, 2/3 en triples y 1/1 desde la línea de libres), 9 rebotes y 2 asistencias en 29:34 minutos, totalizando 16 de valoración. Artem Pustovyi fue el máximo goleador del equipo, con 12 unidades.

En los visitantes, Cody Miller-McIntyre y David Jelinek se destacaron con 17 unidades cada uno.

En el segundo de los encuentros de esta tarde, la Virtus Bologna superó al Ulm 83 a 77 y también espera en la definición.

Artículo anteriorReal Madrid sacó su pasaje al final 4
Artículo siguienteFacundo Giorgi: «Los playoffs son muy mentales y haber ganado en Caballito nos dio un envión anímico»