Foto: FIBA

Los dirigidos por Herman Mándole llegaban a esta instancia tras un muy buen papel en la fase de grupos, con derrota inicial ante Brasil, pero recuperándose con sendas victorias frente a Canadá y México. De esta manera, la U18 conseguía el segundo puesto de su zona y se preparaba para chocar con un duro rival como Ecuador, seleccionado con el que se habían visto las caras en el Sudamericano de Venezuela y en el que nuestros chicos festejaron en la última bola con una arremetida para el recuerdo de Dylan Bordón.

Aquella vez, se trataba de un juego inaugural, mientras que en esta ocasión el ganador obtendría el pasaje para viajar al Mundial U19 de 2023. Por ello, los nervios y los errores tomaron preponderancia en las acciones que abrieron el duelo, pero poco a poco Argentina fue tomando vuelo, creciendo desde atrás hacia adelante y estampando su impronta hasta quedarse con un espectacular triunfo por 92-47 para atribuirse premio doble: boleto mundial y acceso a Semis.

El duelo arrancó con imprecisiones en ambos bandos y un ritmo vertiginoso donde Bordón y Bocca comenzaron a marcar la pauta del ataque argentino. Ecuador evidenció su desventaja de centímetros en cada posición y optó por el lanzamiento a distancia como arma principal para empezar a comandar en el marcador (6-8). Rápidamente, Mándole rotó sus piezas (11 jugadores blanquicelestes vieron acción en el primer cuarto) e implementó una defensa zonal que complicó al rival y le permitió a nuestros chicos correr, encontrar tiros abiertos y escalar en el tablero para finalizar ganando 22-11 los diez minutos iniciales.

La ventaja le otorgó tranquilidad a Argentina para el segundo cuarto. Ortega se había retirado con molestias, pero hubo un correcto ingreso de Marchiaro para aportar a la ofensiva. La defensa nacional volvió a ser individual y se hizo fuerte, dominando los tableros y estirando la brecha a 13 puntos (29-16) ante un Ecuador que veía su mayor esperanza en el desequilibrio del base Arcila (goleador del rival con 13 unidades). Un robo con volcada posterior de Stenta y un pick & roll entre Giovannetti y Aaliya con alley-oop incluido fueron las jugadas destacadas del periodo, y las que levantaron el ataque del seleccionado, que se había estancado pero terminó yéndose al descanso con un resultado favorable de 42 a 30.

El tercer cuarto continuó con la misma tónica, mediante una firmeza defensiva que posibilitó el contraataque y encontró a Giralt y Trouet en la anotación. Argentina consiguió una diferencia notable (51-33), pero Ecuador respondió para mantenerse en partido hasta donde pudo. Finalmente, el cierre del periodo tendría a nuestros pibes arriba con comodidad 69-43, y poco antes de finalizar ingresaría Lomello para que así el plantel completo estuviera en la pista en estos Cuartos de final.

El último período sirvió para agrandar aún más el protagonismo argentino, manteniendo la estupenda labor en campo propio y demostrando eficacia en el triple, una tendencia a lo largo del torneo. La bocina decretó el 92-47 definitivo, en un cotejo de goleo repartido, con Marchiaro (18), Bocca (14), Trouet (10) y Collomb (10) como máximos exponentes. La lucha en los tableros (55 sobre 32) y la cantidad de tantos en la pintura (42 frente a 16) fueron algunos de los factores claves en esta sólida victoria.

Con una magnífica muestra de personalidad, buen juego y esfuerzo defensivo, nuestros chicos consiguieron no sólo el pase a las Semifinales de este apasionante FIBA Américas U18, sino especialmente el tan ansiado objetivo de clasificar al Mundial U19 del año próximo. Con la alegría de la meta primordial alcanzada, pero con el hambre de demostrar todavía más, la participación de nuestros representantes continuará mañana sábado 11 de junio a las 21.00 cuando se crucen con el ganador entre el local México y el siempre candidato Estados Unidos, mientras que en la otra llave chocarán Brasil y Canadá. Seguramente, nos espere otro encuentro emocionante y digno de una etapa definitoria, en donde la Selección Argentina de Mándole irá en búsqueda de la gran Final.

Nota: Raúl Ruscitti | Prensa CAB

Artículo anteriorEl Lleida es el último clasificado al Final 4
Artículo siguienteIndependiente quedó a un paso del ascenso