Los jugadores de Instituto de Córdoba, Martín Cuello, Nicolás Copello, Luciano González, Tayavek Gallizzi y el DT Lucas Victoriano, hablaron con Santiago Ortega para UcU Radio luego de obtener el título, analizaron la temporada y el logro del objetivo final.

Escuchá acá las declaraciones:

Martín Cuello:

«Fue un partido durísimo que se definió sobre el final, pero el equipo demostró lo que tenía que hacer y mantuvo a cabeza fría al final. Es hermoso por el sacrificio que se hizo en toda la temporada. El objetivo era este, pero es muy difícil lograrlo».

Nicolás Copello:

«El básquet es así de cambiante, creo que hicimos un gran partido más allá de que en el resultado no se note la defensa nosotros nos sentimos muy cómodos. El equipo se puso el overol defendió la última jugada y se nos pudo dar».

Luciano González:

«Estoy cumpliendo un sueño, salir campeón de La Liga. Se me da en un club que quiero mucho. Volví con un solo objetivo, que era este. Fue muy difícil jugar estos partidos, en Córdoba los disfruté un poco más, pero acá lo sufrí mucho. Logramos lo que nos habíamos planteado a principio de temporada. Fueron tres finales las que me tocaron perder con Instituto, y si bien gané con otros equipos quería salir campeón con este club»

Tayavek Gallizzi:

«Cualquiera de los dos era un justo vencedor, hubo compromiso durante toda la temporada y nos respaldamos entre todos los compañeros. Si queríamos ganar teníamos que estar super concentrados en defensa y ataque, si resignábamos algo lo íbamos a pagar caro. Hoy estaba enfocado en ayudar defensivamente no tanto en ataque».

Lucas Victoriano:

«Disfrute mucho el camino. Tuvimos mucha personalidad. No quiero una falsa humildad, pero si hubiese salido campeón Quimsa no lo reprochaba nada a mis jugadores. No soy el mismo entrenador del primer año, que pensaba que jugaba y estaba efusivo, esta versión me gusta más. Estoy sereno y les quiero mostrar eso a mis jugadores, que estén concentrados y serenos».

Foto: Matías García.

Artículo anteriorLoku Cuello y Nico Romano, los pilares de La Gloria
Artículo siguienteLa columna de Sergio Hernández con Instituto campeón