Foto: Marcelo Endelli

En la previa del juego de la Selección Argentina contra Venezuela, en el inicio de la tercera ventana FIBA en búsqueda de la clasificación al mundial de 2023, hablamos con Néstor García, que nos contó sobre la preparación y las expectativas para el encuentro ante la Vinotinto. El Bahiense explicó cuestiones que notó en los amistosos contra Uruguay, así como también los puntos que tuvo que modificar para limitar al rival, que lo complicó en el Templo del Rock en el último febrero.

Mirá la charla completa:

Estamos bien, el equipo está concentrado, hemos entrenado de manera excelente, los chicos tienen ganas y hay una expectativa muy grande. En Venezuela se dice que si hubiera que comprar una entrada para un evento deportivo del año, es para este, hay muchísima expectativa en el país.

Los dos equipos son muy parejos, en los últimos años hubo enfrentamientos muy interesantes. Yo en esta ciudad estuve tres veces, así que por suerte conozco mucho. La cancha está divina, es donde nosotros jugábamos, y la dejaron espectacular, estamos muy preparados y con ganas de jugar. Hoy tenemos video a la mañana y después tendremos una charla, pero la verdad es que estamos muy bien.

Al equipo lo vi bien, no fue fácil elegir los 12 porque había mucha paridad, nunca es fácil para el jugador no estar. Hay jugadores que están por primera vez juntos, hay otros que no habían estado todavía y que son de primer nivel, nosotros estamos alegres de tenerlos. Hay una entrega y un amor por la camiseta increíble, tenemos que estar seguro de eso, que aman la selección.

Bolmaro y Campazzo están muy bien, con mucha intensidad, imprimen mucho ritmo, tienen una velocidad de ejecución que nos va a hacer mucho más agresivos. Siento que podemos hacer más puntos de los que venimos haciendo y ellos nos elevaron el nivel. Hay muchas combinaciones que hacen entre ellos, el resto de los jugadores se acoplaron muy bien a su ritmo.

Ellos son los segundo mejores reboteros en la competencia. Tienen gente alta, saben por el suelo ganar posiciones y hacerse grandes, eso lo tienen bien aceitado, nosotros hemos trabajado sobre eso, siento que ellos jugaron bien en argentina, mucho mérito, pero nosotros también jugamos mal, estuvimos erráticos, fallamos tiros libres, siento que no es le nivel que tenemos. Nosotros tratamos de poner énfasis en controlar el rebote ofensivo y no darle muchas chances, porque son un equipo que corre a través de las pérdidas.

Pablito (Prigioni) está con nosotros, tenemos muy buena relación, un gran respeto. Viene de trabajar en un staff en la mejor liga del mundo y nos ayuda en los detalles, va a estar con nosotros en el banco. No pudo venir antes por cuestiones laborales, yo lo había invitado cuando estaba en República Dominicana. El está muy identificado con nuestra camiseta. Me gusta tener diversidad, cada uno de los integrantes es diferente, aporta cosas distintas y tenemos puntos de vistas. Pablo se suma con todas sus ideas para hacernos mejores.

Hemos probado distintas cosas pero ya está: Campazzo, Bolmaro, Delfino, Brussino y Delía. Es algo que usamos en el segundo partido. Campazzo tiene mucha velocidad de ejecución, igual que Bolmaro. Delía es nuestro hombre grande y defiende bien las ayudas. Carlitos tiene su tiro y la experiencia, además está bien físicamente y Brussino es nuestro comodín, puede llevar la pelota, tiene buena visión de la cancha, es alturista, mueve bien el balón y tiene muchas cualidades.

Me pareció ver al equipo un poco tibio, y tenemos dos premisas: Que a la Selección se viene a dar y no a pedir y que la intensidad no se va a negociar. Siento que como venimos de un tiempo sin ritmo de juego, porque casi todos han terminado antes de jugar, entonces la idea es tomar confianza tocando todos la pelota.

Tomás (Chapero) lo hizo muy bien, nosotros vamos mixeando a todos dentro de este equipo. Dado a lo que necesitamos ahora, que es ganar, para clasificar a un mundial preferimos otras opciones. Tomás lo hizo bien, pone bien la pelota en el piso, tiene buen tiro, llegamos a usarlo hasta de tres y lo hizo bien, y se terminó ganando el lugar por la regularidad en las prácticas, se merece estar acá y esto genera mucha ilusión para muchos chicos. El ha progresado, mientras tenga ganas va a tener posibilidades en la Selección.

Hay un frio lindo, que te pone la piel de gallina, ese olor a pólvora que te dice que vas a tener una batalla, la cabeza le dice al cuerpo que va a venir algo importante. El peor día es el anterior, ahí me pongo insoportable, pero ya hoy es distinto. Me agarran cosas, y la piel se me pone medio medio, es muy temprano todavía, me gustaría jugar en media hora.

El básquet moderno ha cambiado, hoy en día cuando uno juega de local, si la pelota no entra el murmullo del local pesa más que 10.000 puteadas en contra. Hoy el que juega bien al básquet gana en cualquier cancha. Hoy jugamos en la caldera del diablo, va a ser tremendo. Pero eso nos motiva, nos concentra y nos potencia. Siento que va a ser un partidazo.

Artículo anteriorPhillip Lockett: «Ir a Instituto es un desafío hermoso»
Artículo siguiente¡Es oficial! Loku Cuello jugará en el Flamengo