DALLAS, TEXAS - APRIL 10: (Photo by Tim Heitman/Getty Images)

Los últimos drafts estuvieron sobrecargados de jugadores vaticinados como el “futuro” potencial de la liga y esto repercute en al alto nivel entre los jugadores menos experimentados. Si bien la gran mayoría ya hizo distinción de las expectativas que los rondaban, existen algunos jugadores que todavía se especula que repercusión tendrán.

Devin Vassell:

De los tres destacados en esta nota, es el único que jugó ininterrumpidamente desde que fue drafteado. La progresión desde su primer año fue marcada y lógica (exceptuando a algún extraterrestre como Luka o Ja) con un primer año rozando lo discreto y un segundo año mejorando en cada característica.

Más allá de su falta de explosion general hasta el momento, tiene tres ítems que lo harán un jugador: su inteligencia para tomar tiros, el cambio físico que tuvo y que lo dirige Pop. 

Como la gran mayoría de novatos, probablemente mejore en sus producciones. Con su juventud, la buena toma de decisiones y la defensa sólida son atributos más escasos -además de más difíciles de aprender-.

Kilian Hayes:

El joven francés tal vez sea el interrogante más grande de la liga. El pick 7 del draft de 2020 fue este joven jugador al que algunos llamaban “El que será un robo en el draft” y otros lo ubicaron como un pick inferior.

Debido a una lesión se perdió la gran mayoría de juegos en su primera temporada y, cuando volvió, tuvo un pequeño inconveniente: el pick 1 de la 2021.

Tal vez Detroit sea el peor entorno para desarrollarse, debido a la repartija de responsabilidades, la falta de norte que tiene la franquicia y una casi inexistente paciencia de fanáticos y periodistas. Sin embargo, no por nada era considerado un robo previo a ser elegido.

Hayes es uno de los jugadores más completos de su generación, buen pasador y hábil defensor. El detalle -no menor- es su mal porcentaje de tiros, pero (al igual que en el caso de Vassell) el criterio y la defensa es lo más difícil de aprender. Killian tiene ambos.

Zion Williamson:

El apuntado como “él sucesor de LeBron James” pudo vislumbrar a Los Pelicans con algo de lo que puede hacer en la liga. Esto fue suficiente para que la franquicia de New Orleans le ofreciera un opulento contrato y le entreguen las llaves de la ciudad.

Al ver sus números, es difícil culpar a la franquicia por su decisión. En 85 partidos jugados, Williamson promedio: casi 32 minutos, 25.7 puntos, 7 rebotes y 60.4 % en tiros de campo.

Lo único que no es bestial, al igual que le pasó a LeBron en sus primeras temporadas, es su porcentaje en tiros de tres puntos. Sin embargo, en una franquicia con el núcleo joven que tiene New Orleans… podría ser un lugar ideal para que Williamson se convierta en amo y señor del equipo.

Es cierto que la habilidad asistidora de Lonzo Ball hubiera favorecido contundentemente al juego de Zion, pero Ingram, McCollum, Kira Lewis Jr., Graham y Valanciunas, no suenan mal para acompañar a la joven promesa.

Nota: Manu Pérez
Instagram: Manuperez_24
Mail: manuelignacio_p@hotmail.com

Artículo anteriorLautaro Mare, una nueva confirmación de Argentino
Artículo siguiente«Se me abrió el mercado extranjero y fue algo maravilloso en mi vida»