Foto: FIBA

Sergio Hernández, ex entrenador de la Selección Argentina, visitó 3×3 Radio para charlar de su llegada al Leones de Ponce, en la BSN. El bahiense volverá a ver acción profesional tras su salida del conjunto nacional y su paso por el Zaragoza en la Liga Endesa. Oveja habló de cómo se dio la oportunidad de volver a dirigir, así como también de su decisión de volver a incorporarse a un plantel.

«Estoy muy contento por la oportunidad. Puerto Rico es uno de los pocos países del continente en donde el básquet es el deporte número uno, ahora puede competir un poco el baseball, pero realmente es una organización que se maneja de buena manera. Ahora lo importante es tener paciencia, porque la Liga es una competencia que se maneja desde marzo en adelante, no es que me estoy yendo ahora hasta Puerto Rico.» contó Sergio Hernández. «Me tomé un tiempo sabático para definir lo que realmente quería, y me tomó un tiempo darme cuenta que quería volver a estar dentro de una cancha. Es un trabajo imposible de llevar durante 30 años y salir indemne. No tenés un lugar fijo para vivir. Llega un momento que no querés levantar más el campamento»

Sergio también se tomó unos minutos para hablar de la situación que se vivió con Néstor García. «Néstor es amigo mío y sabe que estoy para lo que necesite, y no mucho más que eso. Sigo teniendo el aprecio y la admiración que tuve desde que lo conocí en Bahía. Su relación con la CAB terminó y no hay mucho más para hablar. Gonzalo García no necesita que diga lo animal que es como entrenador, es un señor entrenador, conoce a los jugadores y a las camadas. Y hay que reconocer que tranquilamente podría haber dicho que no, y se quedó porque también entiende que la Selección no necesita más líos, ni cambios de entrenadores. Hay que aplaudirlos y apoyarlos, les va a ir bien. Hay que pasar la página y vuelvo a repetir; Néstor es parte de mis afectos, no tengo mucho más que decir, me importa más su persona que cualquier otra cosa.«

Artículo anteriorArgentina ya tiene los 12 para Brasil
Artículo siguienteEl día después de la salida de Néstor García