Foto: FIBA

En una nueva jornada del EuroBasket, se vivió un tenso enfrentamiento en lo que fue el duelo entre Turquía y Georgia. El duelo ya venía cargado desde la previa, ya que hace unos días Ataman, entrenador del equipo otomano, había declarado en contra del público local, que no había acudido a los encuentros en los que su selección no participa, algo verdaderamente extraño para un evento de tal calidad como lo es el EuroBasket.

En ese contexto, las cosas no iniciaron con el pie derecho; y las cosas no cambiaron a lo largo del encuentro, donde la paridad fue la principal protagonista, de tal manera que se necesitó de un doble tiempo extra para que los locales se llevaran en triunfo, con un ajustado 88 a 83.

En el último parcial, un encontronazo entre Korkmaz y Sanadze terminó con los dos jugadores expulsados. Como si esto fuera poco, tal como puede verse en el siguiente video, el reloj comienza a funcionar durante 22 segundos, algo que nunca fue notado ni revisado por la terna arbitral.

Ya en el segundo tiempo suplementario, el ambiente solo parecía tensarse cada vez más, y fue el mismo Ergin Ataman quien explotó. Con una actitud muy enérgica, el entrenador del Anadolu Efes se puso cara a cara a uno de los áribtros tras la revisión de una falta antideportiva a Cedi Osman. Rápidamente el coach recibió una falta técnica, para ser expulsado a continuación, debiendo ser acompañado hasta el vestuario por uno de sus asistentes.

Ya una vez consumada la victoria de Georgia por 88 a 83, los inconvenientes parecieron seguir en el vestuario, o al menos así lo expone un comunicado presentado por la Selección Turca, que expone luchas con la policia y amenaza con no volver a presentarse en el torneo en caso de no asegurar la seguridad de sus jugadores.

«Dos jugadores fueron expulsados ​​del partido. Mientras Furkan Korkmaz y nuestro preparador caminaban por el pasillo de vestuarios, fueron atacados por jugadores que no jugaban, junto con los jugadores que fueron expulsados ​​y la policía. Terminó el partido, perdimos, 30 policías a cada lado frente al vestuario, se armó una pelea. La policía oficial de Georgia se peleó físicamente con nosotros. Aquí estamos llamando a FIBA; muy claro y conciso. También se lo dije a los representantes de FIBA. Que nadie se engañe, y no penséis que nadie es estúpido. Queremos que nos muestren todas las imágenes de todas las cámaras de seguridad de ese pasillo, minuto a minuto, sin perder un segundo. Si no lo traen, y lo he hablado con el presidente, Hidayet Turkoglu, abandonaremos este torneo.

Hemos organizado Campeonatos de Europa durante años, nadie resultó herido. Aquí, 12 jugadores están en el pasillo; estamos casi peleando a puñetazos con la policía georgiana… Nosotros decimos ‘abre’, ellos no abren. Los georgianos vienen y hablan detrás. Le decimos muy claro a FIBA: ‘No, las cámaras fueron borradas, no hubo desorden en la sala, no faltaron 2 minutos…’ Todas las cámaras se mirarán una por una. Lo siento si no lo hacen muy rápido, pero nuestros propios jugadores son muy valiosos. No permitimos ningún daño.

El mayor error aquí es de FIBA. Ha habido mil carencias desde el día que llegamos. Los jugadores van del hotel al pabellón y tardan 45 minutos. Si no se puede garantizar la seguridad de los jugadores, no organicen esto. Lo digo de nuevo; También hablamos con el presidente de Hedayet. Hablaremos también con el cónsul… Pediremos seguridad. Obviamente no nos protegerán. Como dije, que traigan las grabaciones de todas las cámaras frente a nosotros, veremos qué pasó… Todos lo verán. Si no lo hacen, nos vamos de aquí«

Hasta el momento, Turquía ha disputado tres juegos, obteniendo dos victorias y una derrota. Su próximo encuentro será ante Béliga el martes 6 a las 8:30 de nuestro país, para cerrar la fase de grupos ante España el miércoles 7, en el mismo horario.

Artículo anteriorRepasamos lo más destacado de la Americup
Artículo siguienteArgentina cumplió y venció a Puerto Rico