(Foto: Mark Blinch)

El último tiro de Kawhi Leonard ante Philadelphia en las semifinales de conferencia Este en la última temporada fue un momento que quedará para siempre en la historia de la liga. No solamente significó el pase de los Raptors a la final ante los Bucks, sino que también se convirtió en el primer game-winner en un séptimo juego, que ingresó tras rebotar cuatro veces en el aro.

Casi un año después de ese magnífico momento, un retrato de ese instante, en el que la naranja estaba ingresando mientras era observada por los protagonistas de ese momento, fue elegido por la World Press Photo como la mejor imagen deportiva del año. La misma fue tomada el 12 de mayo de 2019 por Mark Blinch, fotógrafo canadiense.

Desde 2008 viene recibiendo premios por sus grandes trabajos, pero que por primera vez uno de parte de la World Press Photo. Además, trabajó para la NBA, la agencia de noticias Reuters, Getty Images, Canadian Press y The Globe, entre otros prestigiosos medios de comunicación.

Pese a ser uno de los deportes más populares del planeta y que en muchísimas ocasiones ha dejado postales eternas, hay que viajar en el tiempo hasta 1956 para encontrar la última fotografía vinculada al básquet que obtuvo el primer puesto en las premiaciones de esta organización. En ese momento, la imagen ganadora fue un retrato de Uvais Akhtayev, jugador nacido en Kazajistán que medía 2,29 metros.

Esta fotografía fue lograda por Sergey Preobrazhensky en 1956 y refleja la diferencia de tamaño entre Akhtayev y sus rivales, a los cuales les sacaba una cabeza a la hora de emparejarse. En este momento él tenía 26 años y, lamentablemente, tan solo cuatro años más tarde su carrera llegó a su final debido a que su salud se deterioró.