Pasó la octava edición de The Basketball Place por UCU Web Radio y el tema principal de debate fue acerca de la joya eslovena que brilla en los Dallas Mavericks de la NBA, Luka Doncic, y el interrogante acerca de si es o no una estrella pese a que solo lleva una temporada y media en la liga norteamericana.

En la segunda parte del programa fue la hora de subir al altillo para desempolvar algunas viejas, y otras no tanto, historias relacionadas al mundo de la naranja. En primer turno, Fede Toral recordó algunas de las peleas entre jugadores de la NBA que quedaron para la posterioridad.

La más recordada, quizás por ser una de las más contemporáneas, es la "Malice at the Palace", en noviembre de 2004 entre los Pacers y los Pistons, gracias a la cual varios jugadores destacados estuvieron varios partidos sin jugar, como Reggie Miller y Ron Artest, por citar solo dos. Sin embargo, hay muchísimas más y fueron clasificadas en un top 10.

Lamentablemente, YouTube bajó el extracto de esta parte del programa debido a su contenido violento, aunque lo paradójico es que esas imágenes fueron extraídas de esa misma plataforma. De todas maneras, podés verlo haciendo click acá.

Luego de esta interesante presentación, le tocó a Pablo Borsu tomar la posta en "El altillo" y revivió la historia de uno de los primeros grandes jugadores de la NBA: Bob Cousy. Junto con los Celtics dominó la liga en los '50 y principios de los '60, cuando conquistó ni más ni menos que seis títulos.

Una leyenda que convivió con Bill Russell y Red Auerbach, dos de los protagonistas más importantes de todos los tiempos, quien tiene algunas particularidades en su carrera y una vez retirado también. Tiene dos récords que todavía no fueron batidos hasta ahora: más libres convertidos en un partido y más asistencias repartidas en una mitad. Ya más grande, con 65 años, formó parte de la película "Blue chips", en la que filmó una escena en la que se pone a lanzar libres y encestar todos de forma consecutiva.

Y antes de apagar la luz y bajar del altillo, Leo Margo nos sigue deleitando con algunos récords de la NBA. Esta vez tuvo que ir bien atrás en el tiempo para encontrar el partido con mayor cantidad de tiempos extra disputados, el cual fue disputado en enero de 1951 entre los Indianapolis Olympians y los Rochester Royals (hoy Sacramento Kings).

Con el marcador igualado en 65 al final del tiempo reglamentario, tuvieron que jugar el suplementario para desempatar. Pero uno no fue suficiente, sino que tuvieron que llegar hasta el sexto para poder cerrar el juego con un ganador. Sin embargo, la historia no queda ahí, ya que muchas cosas más pasaron en las horas posteriores para los vencedores, que a la noche siguiente tenían otro compromiso y sería casi una odisea llegar hasta la otra ciudad.