Miami Heat 117 – 114 Boston Celtics

Si el primer juego es un adelanto de lo que será la serie, va a haber que conseguir un buen asiento y comprar pochoclos al por mayor. Miami le ganó a Boston por 117 a 114 en el suplementario de un encuentro tremendo, y se puso arriba por 1-0.

Los Celtics, por momentos, pudieron dominar y sacaron una máxima de 13 unidades con un gran arranque. Dejaron a sus rivales en porcentajes bajos y tuvieron a Smart y Tatum como líderes ofensivos. Sin embargo, el Heat demostró que es un equipazo y por supuesto que no se iba a dejar pasar por encima: sus variantes defensivas cambiando entre hombre y zona y Dragic y Adebayo en ataque sostuvieron una remontada que mandó el partido en tablas al entretiempo.

En el tercer parcial, Boston volvió a la vida, especialmente por su eficacia desde el perímetro. Además, Duncan Robinson vio diezmados sus minutos en cancha por problemas de faltas, lo que supuso un arma menos en el ataque de los de la Florida. Sin embargo, en el último período los de Spoelstra volvieron a reaccionar y, cerca del cierre, triples de Herro y Butler los pusieron arriba. Con 22 segundos por jugar, Boston sacaba abajo por uno, pero una falta sin balón de Derrick Jones mandó a Tatum a la línea. El alero empató el encuentro y no pudo ganarlo con un triple sobre la marca. Suplementario.

En la prórroga, todo fue palo a palo, digno de un juego como este. Menos de 10 segundos, Miami arriba por 2, pelota Celtics. Tatum encara al aro, dispuesto a enterrársela en la cara a Adebayo, pero el pivot, con la jugada defensiva de la postemporada, salvó las papas: un taponazo le negó el empate a los de negro y verde, y lo mandó a la línea al propio Bam que metió uno de los dos libres. Boston tomó un tiro incómodo en el final, al borde del milagro, pero la naranja no entró y un infartante encuentro llegó a su fin.

En Miami, Dragic fue el máximo anotador con 29, seguido de Crowder con 22, Butler con 20 y Bam Bam con 18. Del otro lado, no fueron suficientes los 30 de Tatum, ni los 26 de Marcus Smart.