Foto: ACB Media

El entrenador del Real Madrid, reciente campeón de la Supercopa española con la «Casa Blanca», pasó por los micrófonos de The Basketball Place y dialogó acerca de la posibilidad de que Facundo Campazzo y Gabriel Deck emigren a la NBA, el presente de Nicolás Laprovíttola y la actualidad de la selección española, entre otros temas importantes que rodean a uno de los mejores directores técnicos de Europa. Leé las declaraciones del DT, campeón de 20 títulos con el Merengue en 10 temporadas.

– La posibilidad del Real Madrid de competir en la NBA: “Es difícil comparar, son casi ligas diferentes con diferentes normas y creo que la NBA tiene a los mejores jugadores en cuanto a talento y físico. Pero sí es verdad que mi equipo compite muy bien y lo hace muy bien todos los días, con un roster largo que cuando no aparece un jugador aparece otro. En una temporada de 82 partidos yo creo que seríamos capaces de ganar partidos, no nos iríamos con ninguno, seguro alguno nos llevamos. No sé decir si 10, 20 o 30, yo creo que más de diez, llegar a 30 sería igual un poco justo, pero creo que perfectamente podríamos competir en muchos de esos juegos porque además la idiosincrasia de jugar prácticamente cada noche o cada dos o tres noches yo creo que a nosotros incluso nos podría beneficiar para sacar partidos. Obviamente a los equipos de gran nivel con grandes estrellas creo que en un playoff tendríamos muy pocas opciones, pero a partidos únicos creo que seríamos capaces de competir”.

– El futuro de Campazzo y Deck: “Ahora mismo no lo pienso mucho porque los considero jugadores del Real Madrid, lo han demostrado este fin de semana con una gran actuación, siendo capaces de ganar la Supercopa en un torneo difícil, semifinal y final en poco tiempo. Creo que los dos han competido muy bien y no dudo de ninguno de su compromiso con el Real Madrid. Obviamente no solamente ellos, hemos tenido en el tiempo jugadores que han ido a la NBA. A mí siempre me da un poco de pena porque creo que son jugadores que son importantes para nosotros, en el caso de Facu y de Gaby seguro, pero también yo he sido jugador y entiendo que tengan sus miras a crecer si creen que lo mejor para ellos es ir a la NBA. Yo también me recordaría que están en el Real Madrid, que están en un gran club, competir con los mejores de Europa seguro, de la Liga ACB que es una gran liga y bueno, que valoraran a todos, no solo a ellos, al resto de los jugadores que he tenido. Al final hace poco me sacaban la cuenta, creo que he tenido 10 o 12 jugadores que han pasado por el Real Madrid y que han ido a la NBA, muchos de ellos han competido muy bien y han demostrado su calidad. En el caso de Gaby y Facu su calidad por supuesto no la pongo en duda y entiendo que se fijen en ellos”.

– El primer año de Laprovíttola: “El crecimiento de Nico como jugador no es dudoso, es en equipos donde realmente ha dominado. Lo vimos en España cuando jugó con el Joventut, que jugó en gran nivel, lo vimos en el Estudiantes. Creo que es un jugador ya adaptado al nivel europeo, pero probablemente el Madrid el primer año impone y más incluso, que lo he vivido en mis carnes, en la posición de base. Recordemos el primer año también de Facu con grandes jugadores por delante. Esa adaptación al grupo, al equipo y al club necesita un tiempo. Yo fui base en el Real Madrid y también me pasó, es normal. Nadie duda de la calidad de Nico, en ningún momento, es un jugador que ya ha demostrado lo que es capaz de hacer, de generar, de jugar. Y desde luego su comportamiento con el equipo es magnífico, yo espero que siga creciendo como jugador, creo que su rol este año puede ser más importante. También el cambio de estilo de juego afecta a un base como él, desde luego sigo pensando que es un jugador que nos puede dar muchas alegrías y que puede ser un jugador importante para nosotros”.

– Sus inicios en el equipo madrileño: “Yo tenía una idea de lo que quería para el equipo en ese momento, que han pasado ya diez años. Tenía jugadores que eran un poco la idea que quería implantar en el equipo. Tenía jugadores jóvenes, rápidos, atléticos y necesitábamos de alguna manera regenerar lo que se había perdido un poco de la idiosincrasia del juego del Real Madrid: un juego alegre, vistoso y por supuesto competitivo, y si ganas pues mejor, como siempre. Pero era mi primera idea, recuperar la esencia de lo que era el baloncesto del Real Madrid. Luego en diez años ha ido cambiando, no teníamos un jugador como Tavares, tan decisivo; vino Chapu, salió Mirotic que fue a la NBA y vino él en su lugar en la misma posición pero con un juego diferente. Chapu nos dio muchas cosas. Llegamos a tener pívots más bajos como Slaughter, apostamos por aleros que pudieran jugar en el poste bajo como Maciulis, ahora con Gaby, con lo cual siempre intentamos adaptarnos dentro de lo que nos ofrecía el mercado y siempre teniendo en cuenta que nosotros contamos con una cantera de jóvenes que vienen empujando y que siempre nos mejoran. Creo que la ayuda que he tenido por parte del club, del equipo, los jugadores que han ido cumpliendo años y ahora me hace gracia que llaman veterano a Llull, digo ‘Coño, si yo lo agarré desde que era prácticamente un crío’, pero es normal, es ley de vida. Al final el entrenador está obligado entre comillas a dar cada año un paso hacia adelante, lo veo así en la profesión y en el entrenador por supuesto, es algo que a mí me empuja pero que también empuja a nuestro equipo a querer ser mejores cada día”.

– Qué le genera dirigir al Madrid: “Qué duda cabe que cuando hablas del Real Madrid hablas de una marca mundial, todo el mundo sabe lo que es por su equipo de fútbol pero también por el de baloncesto, entonces esa exigencia de ser competitivos, ´se supone´, es lo que se dice aquí en España cuando tienes que hacer la mili, y el valor, el valor ´se supone´, en el Real Madrid es un poco así. Tienes mucho foco mediático, se habla mucho, de cualquier noticia se genera mucha información, pero intento que eso no me cambie, tengo un grupo de trabajo, ayudantes, cuerpo médico. Nos juntamos por la mañana siempre los mismos, intentamos sacar el trabajo adelante y por supuesto valoro mucho el trabajo de los chicos que si no tuvieran esa ambición por seguir creciendo y seguir mejorando pues probablemente no podrían ser jugadores del Madrid porque es un club que te exige”.

– Su futuro y la selección como una posibilidad: “Pues no lo pienso mucho sinceramente, el que me conoce sabe que no pienso mucho en el futuro. No es mi manera de ser, no lo era como jugador, no lo fui en mis inicios como entrenador y tengo la suerte de estar en un gran club. Ahora me preguntas por la selección: en la final del mundial se enfrentaron los dos mejores entrenadores de selecciones que hay en el mundo, los dos Sergios y tengo tanto respeto por ellos que hablarme de seleccionadores que creo que España está muy bien cubierta y por supuesto Argentina también, por eso jugaron la final. Con lo cual no pienso mucho en mi futuro como entrenador, si tengo que estar en un sitio u otro, simplemente si me apuras, bueno, estaba viendo un partido del Guipúzcoa, que es el equipo contra el que debutamos en Liga en 48 horas, bueno esa es mi manera de ser, no me gusta mirar mucho hacia adelante. No lo hacía como jugador, no lo hago como técnico pero qué duda cabe que estamos hablando de puestos que yo creo que a todo el mundo le gustarían, ser seleccionador de un equipo como puede ser España. Pero desde luego ahora mismo, en la mayoría de los casos están muy bien cubiertos y no pienso en donde puedo ir o dónde puedo llegar, creo que tengo la suerte de estar en un gran club y un gran equipo”.

– La NBA como otro horizonte en el camino: “Puede ser, cuando dejé de jugar yo conocía el baloncesto europeo y lo primero que hice fue, y me ayudó mucho un compatriota vuestro, Julio Lamas, estuve en la pretemporada de San Antonio. Fui con el equipo a la Summer League, Julio me ayudó mucho, y vi un baloncesto diferente. Ha pasado mucho tiempo de eso, casi 15 años, pero es verdad que es un mundo diferente y una competición diferente. No sé si ahora mismo Pablo Laso valdría mucho para entrenar la NBA, no me gusta pensar en eso, ahora mismo estoy contento donde estoy. Si saliera esa oportunidad pues podría pensarlo, como cualquier otra, pero tengo la suerte de estar en un gran equipo y un gran club. La NBA es algo diferente, creo que es un baloncesto también diferente en muchas cosas. Probablemente este es el año en el que más estamos viendo NBA todos por las fechas de la pandemia y fíjate, voy a decirles algo que le dije a mucha gente el otro día y que me miraron raro: creo que están siendo buenísimos los partidos del Este y que el campeón va a salir del Oeste”.

– Una mirada a Pablo Laso como la persona: “Es muy difícil hablar de uno mismo. Me considero una persona bastante normal, no me considero Pablo Laso entrenador del baloncesto, tengo una vida como la tenéis vosotros, con ‘problemas’ o situaciones que tienes en la vida pero mi trabajo pues es más público, soy entrenador del Real Madrid. Disfruto mucho del trabajo que tengo, me encanta, es mi vida, los que me conocen me han visto jugar con 15, 16 años ya en la ACB, con lo cual tengo la suerte de seguir en el medio que me gusta. Me considero una persona bastante normal pero que ha conseguido hacer de su afición, de su vida, su trabajo y eso me hace muy feliz”.