Foto: Victor Ferropenico

El último fin de semana, el Palencia se consagró campeón de la Copa Castilla y León de Baloncesto, donde también participaron Tizona Universidad de Burgos y Real Valladolid Baloncesto, uno de los máximos candidatos a obtener el ascenso a la Liga Endesa. Nicolás Richotti y Luciano Massarelli tuvieron gran participación en el torneo, y por eso en 3×3 Radio charlamos con el ex Ferro, para conocer su presente en el viejo continente, y como se prepara para afrontar su primer desafío internacional.

Lucho habló sobre esta experiencia, los protocolos que están utilizando en la Leb Oro, los objetivos del equipo y su rol dentro del plantel. Además, nos contó las principales diferencias con respecto a la competencia en Argentina.

Escuchá la nota completa:

«La verdad que estoy de diez, desde que llegué los dirigentes, compañeros y cuerpo técnico me trataron de diez, sabía que iba a ser algo diferente a todo lo que venía siendo, tenia ganas de dar el salto, y por suerte todo está saliendo de diez. Espero que siga así.

Estoy hace tres semanas acá, pude recorrer un poco la ciudad, un dirigente me llevó a conocerla, no es una ciudad muy grande, pero es muy linda, me esperaba más un pueblo, pero es una ciudad grande, con mucho para recorrer, es muy lindo. A lo dirigencial, de diez, todas las cuestiones burocráticas las hicieron ellos y eso es algo muy destacable.

La verdad que ganar te predispone de otra manera a entrenar, a afrontar lo nuevo que se viene. Recién es pretemporada, pero ganamos nuestros cuatro partidos. Lo de la copa fue muy duro, el Valladolid es uno de los candidatos al ascenso, pudimos ganar en su casa. Con el Burgos, un día después, estábamos un poco tocados. El equipo es muy largo, tiene muchas herramientas para anotar, el técnico es muy bueno, plantea muy bien el partido, con el entrenamiento, lo táctico, lo técnico, es todo muy bueno.

Es un nivel parecido al de la liga, los dos primeros no eran tan fuertes como los últimos, pero le faltaban jugadores extranjeros. Es palo y palo con la Liga Nacional. Acá no se completa con fichas u23 y eso alarga los equipos, tenemos 10, 11 jugadores para entrar, y eso te hace alargar mucho la rotación, el hecho de estar entrenando y saliendo te hace estar fresco todo el tiempo, y que el equipo pueda rendir mucho más.

No nos planteamos un objetivo todavía, porque todavía estamos en pretemporada, nos falta sumar un jugador en Estados Unidos. La idea es formar un equipo con buena química, que la verdad que los dirigentes están muy contento con eso siendo un plantel nuevo, yo estoy descubriendo la liga. Vamos a tener que sumar como equipo y ver para lo que estamos. El inicio nos ilusiona, solo con tres semanas de entrenamiento, tuvimos una parada muy difícil con uno de los candidatos, la verdad que estoy muy contento, el entrenador me dice que tome responsabilidades y eso me gusta, con Nico me sentí muy cómodo jugando, me tocó entrar de dos a su lado, y eso está bueno.

Estoy jugando como comunitario, tengo pasaporte desde chico, la verdad que te abre muchas puertas acá, siendo extranjero no sé si hubiera podido venir, ellos quieren verte en Europa, no se la juegan tanto, por ahí prefieren traer a un americano a un desconocido. El pasaporte español me permitió llegar y me permite mostrarme acá para ver si puedo jugar o no.

Yo creo que fisicamente por velocidad puedo sacar una diferencia. La pandemia fue negativa porque no pude jugar por seis meses, pero seguí entrenando en mi casa con Pato Pallares, y me ayudó mucho con la masa muscular, necesitaba un tiempo, porque desde que me lesione no tuve un tiempo para poder ponerme a punto como corresponde, estos meses de pandemia me sirvieron para eso.

Creo que va a haber, como pasa en la liga, pelotones entre los que se armaron para estar en los más alto, y los de abajo. Yo creo que vamos a poder pelear para estar arriba, en cuanto a lo que me dicen, a lo que he visto, podemos estar en el pelotón superior y quedarnos. Lo más importante es la química que estamos armando. En cuanto a la competencia es áspera, pero podemos estar arriba, espero que así sea.

Lo que rescato es que jugamos una vez por semana y nos permite prepararnos de otra manera para cada partido, creo que esa es la máxima diferencia entre una competencia y la otra. Los viajes son más cortos, más ahora que estamos divididos en zonas, la primera parte del torneo jugamos muy cerca, similar a lo que pasaba en la liga cuando se jugaba en la conferencia norte y sur.

La verdad que es raro jugar con público, el estadio es muy grande, con capacidad para siete mil personas, y con las medidas de seguridad no se notaba la cantidad de gente que había, ponele que eran 800 o 1000 personas, pero no se notaba demasiado.

A nosotros cada vez que llegamos a entrenar nos toman la temperatura, alcohol para limpiar las manos, alfombras especiales y el entrenamiento es normal, el procedimiento para partidos es el mismo. Cuando llegamos nos hicieron análisis de sangre para saber si ya tuviste el virus, a todos nos salio negativo. El sábado para jugar, a la ciudad que vamos, exigen un PCR negativo, así que imagino que lo tendremos que hacer. En Palencia no podés salir demasiado, salvo que sea por trabajo.

Lo tomo como una nueva experiencia de vida, hace mucho lo quería hacer, pero las lesiones no me dejaron y me retrasaron todo, finalmente pude salir de mi zona de confort, jugar una liga diferente, mostrarme en europa, es lo que quiero. Voy notando la calidad de vida que se tiene acá, es muy buena, la gente vive contenta, sin preocupaciones, y es muy distinto. Nico Richotti me dice que casi no quiere volver porque acá se vive excelente.

Estoy solo acá, los dirigentes se encargaron de absolutamente todo, la verdad que eso es muy destacable, me trataron muy bien desde que llegué, es algo que es importante destacar.

Con un equipo completo, como tenemos ahora, no vendría tan mal jugar más. A nosotros nos gusta jugar, la cuestión es que en Argentina no hay equipos largos, y tres partidos con semana, jugando más de treinta minutos por partido  te mata físicamente, debería haber un punto medio de jugar dos veces por semana, sería el punto idea. Si tengo que elegir ahora, prefiero elegir una vez por semana y no arriesgar el físico, como ya me ha pasado. En Junín me lesioné por la cantidad de partidos y minutos, y en un punto mi cuerpo no aguantó más. Jugando tres veces por semana no hay cuerpo que aguante.»