Las Phoenix Mercury lograron vencer en su segundo encuentro en casa y empatar la serie en 1, reponiéndose así de la dura derrota del domingo. Con un ritmo parejo, el cruce se caracterizo por las rachas: Chicago fue mejor en el primer y tercer cuarto, mientras que Phoenix se quedó con el segundo y el cuarto. Empatadas en el cierre de la primera mitad y al finalizar los 40 minutos reglamentarios, tras cerrar el encuentro con los parciales: 20-26, 20-14 (40-40), 17-23 (57-63) y 22-16 (79-79), el segundo cruce de las finales en la WNBA se definió en tiempo suplementario. 

En los minutos agregados el local fue mejor, con un parcial 12-7 (91-86) saco una ventaja de cinco puntos para festejar y alargar la serie por lo menos a cuatro encuentro. Brittney Griner fue la jugadora destacada del encuentro con 29 puntos y 9 rebotes.

En el conjunto vencedor la acompañaron Diana Taurasi aportando 12 tantos y Skylar Diggins-Smith con 13 puntos y 12 rebotes. 

Por el otro lado el goleo fue repartido entre cuatro jugadoras, pero sin dudas Courtney Vandersloot destacó sobre el resto al sumar 20 puntos y 14 asistencias, la secundaron Allie Quigley con 19 tantos, Kahleah Copper con 15 y Candace Parker con 13.

Artículo anteriorSebastián Orresta: «Dimos una gran muestra de que queremos pelear»
Artículo siguienteLos Phoenix Suns alentando a las Mercury en las finales de la WNBA