A horas de iniciar una nueva temporada de la NBA, los conflictos se mantienen en puerta para varios equipos. Uno de ellos es, sin lugar a dudas, los Philadelphia 76ers, que hoy inició un nuevo capítulo en la historia con Ben Simmons.

El australiano no se había sumado en un primer momento al training camp del equipo. Según había informado Marc Stein, el base había decidido no tomar parte de la pretemporada con los Sixers, continuando así su deseo de salir de la franquicia y no volver a vestir su camiseta. Un detalle importante a tener en cuenta es que a Simmons tiene aún cuatro temporadas y 147 millones de dólares restantes en su contrato.

La sorpresa llegó hace unas semanas, cuando se presentó en el Wells Fargo Center en Filadelfia, a partir de ahí, la comunicación entre el jugador y la franquicia pareció mejorar, iniciando, lo que parecía, la recta final hacia un final feliz entre las dos partes de esta historia. Pero todo duró poco tiempo. A los pocos días se filtraron imágenes de la preparación en las que se vio al australiano entrenando con su celular en el bolsillo y bastante alejados de sus compañeros. Posteriormente, Doc Rivers declaró: «Pensé que estaba en forma decente. Todavía no está obviamente en forma de juego porque puedes hacer todas las cosas, pero en general, sí… cuando esté listo, jugará».

En la mañana del martes, la novela sumó un nuevo capítulo. Según informó Shams Charania en sus redes sociales, Simmons fue suspendido por un juego, debido a una conducta perjudicial para el equipo. De esta forma, se perdería el debut de los 76ers en la NBA frente a los New Orleans Pelicans. El motivo de la expulsión del entrenamiento, que derivó en la sanción, fue que el base no habría mostrado interés por implicarse ni física ni mentalmente con el resto del equipo.

Después de darse a conocer la noticia, varios integrantes del plantel y cuerpo técnico de los 76ers brindaron una atención a la prensa, y Joel Embiid fue categórico al momento de hablar de su compañero: » A esta altura no me interesa este hombre, él hace lo que quiere. No es mi trabajo preocuparme por él. Estoy tratando de enfocarme en hacer que el equipo sea mejor.» 

Artículo anteriorEl Final 8 se jugará en el Ángel Sandrín de Córdoba
Artículo siguienteTodas las estadísticas, en La Naranja en Números