Foto: Mota Reales

Tercera victoria consecutiva para Gimnasia, que sigue aprovechando su poderosa localía en el inicio de la temporada y hoy volvió a mostrar un poderío ofensivo espectacular en el juego donde superó a Platense 101 a 88 con una gran tarea de Agustín Barreiro, doble doble figura con 18 puntos y 11 rebotes y Sebastián Vega, que también se anotó 18 unidades. En la visita se destacó lo de Patricio Piñero con 25 puntos.

La supremacía del verde comenzó a mostrarse desde el inicio del juego, con Roberto Acuña dominando con autoridad la zona pintada, y una buena efectividad desde el perímetro, los dirigidos por Martín Villagrán se escaparon a 14, impidiendo al marrón encontrar las vías para contrarrestar el vendaval ofensivo que se le venía encima. Lejos de relajarse, Gimnasia potenció la capacidad defensiva de los primeros encuentros y le permitió a Platense anotar tan solo 27 puntos en la primera mitad del partido.

A la vuelta de los vestuarios, la historia no parecía cambiar. El verde encontró gol en cada una de las manos de sus jugadores y una rotación de balón envidiable (terminó el encuentro con 27 asistencias). La ventaja, que llegó a ser de 35 (76-41), le permitió a Martín Villagrán una gran rotación de sus jugadores; los doce vieron acción en el juego y diez lograron sumar puntos. Los de Vicente López dibujaron una reacción en el último cuarto, donde lograron anotar 38 puntos de la mano de la dupla Piñero – Pais, pero ya era muy tarde. Gimnasia ajustó con la tarea de Mencia y sentenció su tercera victoria de la temporada.

Ahora, el conjunto patagónico deberá salir a la ruta por primera vez, donde tendrá una gira de tres partidos, ante Unión de Santa Fé, Comunicaciones y Oberá. Por su parte, Platense volverá a casa para medirse ante a Atenas, en un duelo que sacará a uno de los dos equipos de la racha negativa del inicio de temporada.

Artículo anteriorFiebre NBA de sábado por la noche
Artículo siguienteOlímpico cortó la mala racha en casa