Se sabía que el encontronazo entre Lebron James e Isaiah Stewart traería consecuencias para los equipos que se vieron involucrados. Con 9:18 por jugarse en el tercer cuarto después de un intento de tiro libre, tras un forcejeo entre ambos jugadores, el Rey apartó su antebrazo izquierdo de su cuerpo y su puño cerrado alcanzó a Stewart en el lado derecho de su rostro, abriendo un corte sobre su ojo derecho, por lo cual debería recibir ocho puntos de sutura. Desde ahí, agarrones, corridas y enfrentamientos se vivieron en el encuentro, con el jugador de los Pistons siendo extremadamente complicado de tranquilizar.

Una vez que el conflicto llegó a su fin, ambos jugadores fueron expulsados. Tras el juego, se realizó una conferencia de prensa donde se explicó cuáles habían sido los detalles que se habían tomado en cuenta la decisión de retirar del encuentro a James y Stweart.

Finalmente, se tomó la decisión que Lebron James deberá cumplir una fecha de suspensión, mientras que Isaiah Stewart sufrirá dos. De esta forma, el alero de la franquicia angelina se perderá el partido ante los Knicks en el mítico Madison Square Garden. El pívot, mientras, no podrá jugar ni ante los Heat ni ante los Bucks. La suspensión de LeBron, según explica la NBA, es por «golpear imprudentemente a Stewart en la cara e iniciar un altercado en la cancha» y la de Stewart por «intensificar un altercado en la cancha al perseguir repetida y agresivamente [a James] de una manera antideportiva»

Artículo anteriorAsí le fue a los argentinos por el mundo
Artículo siguienteLunes explosivo en la noche de NBA