Denver corrió de atrás a San Antonio todo el juego después de que los de Popovich los sorprendieran con un primer cuarto a todo ritmo, algo que fue difícil de remontar para unos Nuggets que venían de jugar un suplementario la noche anterior y que sintieron el desgaste. Los texanos se quedaron con el duelo por 123 a 111.

Viniendo desde el banco pero con muchísima participación, especialmente en ataque, levantando su porcentaje en tiros de tres, defendiendo rudo y repartiendo juego, tal y como nos tiene acostumbrados. El cordobés cerró su planilla con 12 puntos (4/5 3P), 2 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y 1 tapa en los 21:01 que estuvo en cancha.

El goleador de los Spurs fue Derrick White con 23 unidades, ayudando a que su equipo corte la seguidilla de 2 partidos en rojo, alcanzando un récord de 9-15. Por el lado de los de Malone, en una temporada irregular quedan con una marca de 12-13.



Artículo anteriorHispano se hizo fuerte en casa
Artículo siguienteCómodas victorias en la jornada de Liga Argentina