Foto: Prensa Peñarol

Noche soñada para el Negro de La Banda, que con un plantel (y cuerpo técnico) aún diezmado por el covid-19, superó al siempre duro Argentino de Junín en condición de visitante por 78 a 74, y se recuperó de tres caídas de forma consecutiva. Leo Lema, Fede Grun y Santi Arese se destacaron con 16 puntos cada uno, mientras que en el local (que no contó con Slider) la máxima figura fue Cooper con 21.

Olímpico quería terminar esta gira de la mejor manera; aún sin la presencia de Tintorelli, Cáceres y Filippa, salieron a comerse la cancha, con un goleo muy repartido se adelantó en el marcador, llegando a tomar una distancia de trece (8-21) en los primeros minutos del encuentro. El turco apostó por el juego interno, pero no tuvo la efectividad deseada y se fue al primer descanso con una desventaja de 11 (11-22). Tras el intervalo, Argentino comenzó a encontrar mejores vías de anotación y aumentó la intensidad en defensa, y logró acortar las distancias, yendo al entretiempo con una derrota de tan solo cuatro unidades (33-37).

Con un activo Cooper, los de Junín lograron dar vuelta la historia y poner el marcador a su favor, pero la máxima llegó a ser tan solo de cinco (51-46), y los de Varas no lograron mantener el ritmo. De vaya uno a saber dónde, los bandeños sacaron a relucir lo mejor de su juego en el último parcial. Con una mano caliente de Grun y Arese desde el perímetro, más la tarea en la zona pintada de Leo Lema en la pintura, Olímpico empardó las acciones y se adelantó en el juego, y cada conversión fue un golpe para el local, que apostó por Araujo y Cooper, pero finalmente no le alcanzó. La visita celebró y se llevó el triunfo más que festejado.



Artículo anteriorLa racha del Milrayitas no se detiene
Artículo siguienteFernando Lavecchia: «Los partidos de Peñarol no me los pierdo»