En la mañana del martes en 3×3 Radio recibimos la visita virtual de Nicolás Laprovittola, que tras el entrenamiento se sumó al programa para hablar de su presente en el Barcelona, que lidera la Euroliga y le pisa los talones al Real Madrid en la Liga Endesa. El base habló de su nueva experiencia en el equipo, cómo se lleva con la paternidad y qué tanto cambió su vida con este nuevo rol. Además, explicó su relación con Sarunas Jasikevicius. Mirá la charla completa:



«Trato de quedarme después del entrenamiento para hacer una sesión de tiro, hay que afinar la puntería después de perder el ritmo con la suspensión de partidos.

Por suerte no me perdí ningún partido, estuve con Baskonia, di positivo el 31 de diciembre para celebrar con la copa de champagne. Este año no lo sufrí tanto, no tuve síntomas, me siento bien, lo pasé tranquilo, mi mujer y mi hija también lo pasaron con fiebre, estuvimos los tres en casa, aprovechamos para descansar, ahora es el tema del ritmo, de jugar, de competir, la Euroliga es muy dura, los equipos son muy físicos. Tratamos de aprovechar esta semana para entrenar muy duro y mejorar en detalles que no venían tan bien.

Siempre parece que pasa algo, que no estamos completos, así y todo tuvimos un diciembre muy bueno, que a pesar de las bajas importantes pudimos hacer una primera vuelta en Euroliga muy buena. La idea es ir viendo como se ajusta el calendario y tenemos que seguir compitiendo, y seguir jugando y ser el Barcelona te obliga a ganar todos los partidos, eso motiva a los demás equipos a querer ganarnos.

La cabeza, con todo lo que está pasando nos sobrepasa a todos, no hay certezas de nada, no estamos seguros de nada de lo que está pasando y cansa un poco, que a uno lo hagan estar una semana o diez días afuera porque le dolió la cabeza un día. En otros momentos uno jugaba con fiebre y hoy es imposible. Es acomodarse todo, las ligas, los protocolos, las personas, a mi no me parece justo, estoy un poco cansado. No quiero negarlo, pero estar un poco por fuera, y tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Uno de repente puede jugar tres o cuatro partidos por semana y lo importante va a ser descansar, por suerte tenemos un equipo largo. Lo complejo fue esa semana donde caímos todos como fichas de dominó, hoy en el equipo todos lo hemos pasado y deberíamos tener los próximos meses libre de virus.

Muchas veces la presión la ponemos nosotros, somos exigentes con nuestro juego, cuando no lo imponemos se nota mucho, tenemos un sistema que es muy valioso para todos, donde podemos correr defender y estar bien en la cancha. Dependemos que toda la máquina funcione y los equipos vienen motivados a jugar contra el Barcelona, para muchos es una oportunidad de mostrarse, para otros es salvar la temporada; todos tienen una motivación extra y nosotros, a partir de eso, nos exigimos ganar cada partido porque la calidad del equipo y el club espera eso y espera pelear por el título.

No sé si es mi mejor momento de mi carrera, fui papá y eso te cambia todo. Hablando del juego en sí, creo que el rol que tengo en el equipo lo supe absorber de la mejor manera desde el primer día, este último mes y medio, sin Calathes y sin Higgins, se abrieron muchos minutos y situaciones para mi, que obviamente me las tengo que ganar, las tengo que generar y estar listo para la oportunidad: Me siento bien, el equipo se siente bien conmigo, disfruto mucho del rol que me toca, con el plantel completo las cosas cambiarán, pero es la situación de estar en un equipo grande, con una gran rotación, que quiere pelear por todo y uno tiene que tomar la situación que le toque.

A Saras no lo vi mucho, algún video de un partido contra Argentina, y la tenía un poco clara (risas), cuando me fichó sabía que me iba a gritar todos los partidos y me iba a exigir muchísimo. Nunca tuve un entrenador que viva tan intensamente todo el básquet como él e intenta transmitirle eso al equipo. Es algo que uno va adquiriendo y aprendiendo, creo que en todo eso tiene un sistema montado dentro del equipo para que funcione y gane partidos más allá de los nombres. Hemos tenido muchas bajas y hemos dominado, a veces hasta con 12 jugadores. Se prepara mucho para todos los partidos y nos empuja a sacar lo mejor de cada uno. Hay días donde uno está mejor o peor, pero sabés que siempre hay alguien atrás tuyo apoyándote o empujándote, hay que tomarlo como uno quiera. Te grita, te putea, pero el mensaje es sacar lo mejor de cada uno.

Creo que todos defienden bien en este equipo y por algo será, me han dejado las cosas clara el primer mes de pretemporada. Los primeros partidos iba perdido, trabajé mucho viéndome en videos, intentando saber la posición, cómo tenía que defender, para qué lado mandar a mi adversario, creo que cosas mucho más junto al asistente, estudio tácticas que ayudan. La idea es no cometer errores, los rivales tienen talento y te pueden anotar, pero la idea y lo importante es hacer las cosas según lo planeado; si sos una persona inteligente vas a poder defender bien con Saras.

Todos queremos estar en la Selección sabemos lo importante que es para el equipo, empezamos una nueva etapa con Néstor, que es otro que vive las cosas intensamente, a su manera, sabemos que es una oportunidad importante para él, algunos de nosotros ya pasamos los 30 y tenemos que saber que el compromiso, lo que significa la selección para nosotros. Representarla siempre es algo primordial, a cualquiera que le preguntes va a hacer lo posible por estar.

Estoy contento con mi carrera, pero cada vez que vuelvo a casa me olvido de todo, voy a estar bien y disfrutando mucho siempre

Artículo anteriorLa Americup 2022 se jugará en Brasilia y Recife
Artículo siguienteLa Unión de Formosa busca un nuevo rumbo