Juan Manuel Varas, que dejó de ser el entrenador de Argentino, después de 22 partidos con récord de 7 victorias y 15 derrotas (18º en las posiciones), habló en UCU Radio sobre la situación en particular y lo que se viene en su futuro.



«Entiendo que el momento para hacer un cambio era ahora en la ventana FIBA porque después se viene un trajín de partidos y sería difícil hacer un cambio. Los resultados del 2022 no fueron los mismos que los del 2021″.

«Asumo la situación que me toca vivir, intentando cerrar todo para volver a mi lugar de origen con la experiencia de poder ser parte de La Liga Nacional. Me queda la tranquilidad que el equipo siempre intentó competir y quizo seguir mejorando. Yo sabía al lugar al que iba, es un lugar con marca registrada y era yo el que debía adaptarse ellos y no al revés, fue lo que intenté hacer desde el primer día. A partir de ahí cumplir con nuestros objetivos. La dirigencia entendió que era el momento para hacer el cambio».

«El club tiene una responsabilidad con su gente e historia y dejar todo en manos de un entrenador novato no era lo ideal, seguramente ahora busquen un entrenador de mayor experiencia para lograr los objetivos. La resposabilidad del equipo hará que Argentino se mantenga en La Liga«.

«Uno a veces no se da cuenta lo que significa estar en La Liga. Una de las cosas más agradables es que me pude ir del club sin problemas. Un montón de colegas como Silvio Santander, Lucas Victoriano, y gente que uno admira me hicieron llegar palabras de aliento. Hay que saber que esto es parte del oficio de ser entrenador».

«El balance viene desde un mal inicio de año que terminar decretando mi despedida del club. Hubo similares situaciones para todos los equipos de La Liga, pero Argentino de Junín siendo marca registrada y un equipo fuerte de local, se hizo una presión doble. Cuando me despedí de los jugadores me di cuenta una vez más porque se que es una marca registrada y yo debía adaptarme al equipo y no el equipo a mi estilo«.

«En gran parte de la temporada logramos los objetivos, pero somos esclavos de los resultados y eso es algo que no puedo manejar y por eso se termina el vínculo«.

Foto: Leandro Gómez

Artículo anteriorLiga Nacional, entre la resistencia y la emigración
Artículo siguienteIván Basualdo: «Me gustaría volver a La Liga»