BOCA

Boca fue una criptomoneda en la temporada regular 2021/22 de la Liga Nacional. Las competencias internacionales, distintas lesiones y algunos recambios confluyeron en su contra, aunque más temprano que tarde logró encontrar su mejor versión y llega a la reclasificación en un gran nivel.

Equipos balanceados sí los hay, con excelente fluidez ofensiva y coordinación defensiva, algo que siempre caracterizó a los conjuntos que dirige Gonzalo García. La experiencia de sus veteranos (y su salud) será clave de cara al duelo contra San Lorenzo, un elenco mucho más joven en la mayoría de los puestos. 

¿Qué hace tan difícil a Boca en esta instancia? 

Su media cancha. Ofensivamente el cuarto ritmo más lento de la campaña, con 73,3 hasta el momento, y sus sistemas en ataque, a priori, se basan en la calidad de Leonel Schattmann como tirador o generador en el pick and roll.

Por ejemplo, en el sistema libre en el que Leandro Vildoza se orienta hacia un carril, toma la cortina directa y sucesivamente Federico Aguerre realiza un corte para que Schattmann tenga espacio y reciba cómodamente el balón.

Lo mismo en el doble stagger (dos cortinas de abajo hacia arriba) en el que primero es Aguerre el que sale y toma un rulo para despejar a su defensor y después Leonel hace lo mismo para luego recibir un pick y decidir qué hacer. 

Su rating ofensivo (puntos anotados cada 100 posesiones) es uno de los ocho mejores de la Liga (octavo con 109,9), y su selección de lanzamiento es casi siempre correcta. Según los datos de Real GM, es el cuarto en tiros de campo efectivos (registra acierto en dobles y triples, pero le da un valor extra al segundo) con 57,0% y el quinto en verdadero (computa acierto en libres, dobles y triples) con 53,7%. 

Por otro lado, atrás siempre apuesta por la defensa seguidor, en la que García busca que sus dirigidos contengan al portador del balón sin descuidar la caída del grande. La versatilidad de exteriores como Vildoza y Aguerre, junto con la rigidez de Vargas y Hernández en la pintura le permiten darse ese lujo. 

Tal es así que Boca posee el rating defensivo (puntos permitidos cada 100 posesiones) de la Liga Nacional con 98,9 y nadie más que los Xeneixes se mantuvieron por debajo de los 100,0 en esta temporada.

San Lorenzo

A su vez, San Lorenzo mutó en diferentes detalles en ambos tramos de la campaña regular. Primero fue un equipo que apostó al juego rápido y conforme fueron sumando piezas más longevas, como Matías Sandes, aumentaron su diagramación en la media cancha a través del juego de pases y caídas. 

El enclave del ataque es Sandes, quien según Sports Analytics otorga el 16,8% del total de las asistencias de San Lorenzo, y uno de los sistemas preferidos es el de una especie de flex en el que Lucas Pérez se la entrega y luego hace un corte UCLA (de arriba hacia abajo) para luego ser cortinado por Leandro Cerminato. Después, un doble pick entre Matías y el armador, un spain (cortina al cortinador) y a leer las defensas para actuar en consecuencia. 

En defensa tiene un estilo similar al de Boca y por eso será sumamente entretenido el cruce. Como los de García, apuesta por el seguidor en el pick and roll y por el hundimiento desde el lado débil, tanto de los grandes como de los chicos. 

Agresividad a la hora de cortar las líneas de pase, orden con la voz de mando de los internos en la pintura y guardias pequeños y explosivos como Pérez, Defelippo y compañía le permiten mantener un rating defensivo del 110,4 que lo ubica en el puesto 14 de la tabla que indica la cantidad de baches que poseen a la hora de enfrentar a equipos con más tamaño, y Boca es uno de ellos.



Líderes de cada uno

Boca: Eloy Vargas (12,4 puntos y 8,2 rebotes), Adrián Boccia (12,4 puntos, 4,4 rebotes y 2,0 asistencias), Leonel Schatmann (11,8 puntos y 3,3 asistencias) y Leandro Vildoza (8,1 puntos, 4,6 asistencias y 1,8 robos)

San Lorenzo: Leandro Cerminato (13,2 puntos y 7,2 rebotes), Matías Sandes (12,8 puntos, 7,4 rebotes y 2,3 asistencias), Lucas Pérez (12,6 puntos y 4,4 asistencias) y José Defelippo (12,3 puntos, 6,0 rebotes y 3,9 asistencias)

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14

Artículo anteriorUn jueves espectacular en los Playoffs de la NBA
Artículo siguienteLa reclasificación de la Liga Nacional bajo la lupa: Regatas-Riachuelo