Foto: FIBA

Gran reacción de la Selección Nacional U18 en Tijuana. Tras la derrota en el debut ante Brasil, el equipo de Herman Mandole derrotó a Canadá, una potencia formativa, por 97-92 en la segunda fecha del Grupo A con un juego solidario, inteligente y efectivo. El plantel de Argentina le hizo frente a la talla, envergadura y capacidad atlética de los canadienses, aún en el terreno en el que los norteamericanos se sienten cómodos: presionar, correr y atacar la pintura. En ese juego, Argentina plantó frente y hasta fue superior por momentos. Fue un festival ofensivo en el primer tiempo y puro carácter en el segundo. Cuando el juego se puso cuesta arriba, una defensa zonal y mucho sacrificio mantuvieron la ventaja. En el cierre, Dylan Bordón se adueñó del partido y lideró a su equipo a la victoria.

El partido comenzó con alta efectividad y un ritmo frenético. Ambos equipos, con planteles altos y atléticos, fueron verticales y agresivos en ataque desde el inicio mismo. Canadá aprovechó su gran talla y envergadura para presionar en todo el campo, una estrategia que generó pérdidas de balón pero también abrió espacios en ofensiva para las acciones individuales de los chicos. Argentina se mantuvo en juego detrás de un gran ingreso de Lee Aaliya, que anotó nueve puntos en una ráfaga. Además, el aro finalmente se abrió desde la larga distancia, eso generó confianza y un entusiasmo que se contagió en el costado defensivo. Al final de un intenso primer cuarto, de alto voltaje ofensivo, Canadá lideraba por 25-24.

Con la efectividad en alza, Argentina exorcizó los demonios del debut, ganó confianza y aparecieron chispazos de química y buen juego, liderados por el ingreso agresivo de Diego Collomb. Canadá rotó el banco y su rendimiento bajó, hasta que Argentina descuidó el balón y le permitió correr. Allí los norteamericanos entraron en ritmo y recuperaron la ventaja. Pero los chicos volvieron a las fuentes, complicaron con una defensa zonal, encontraron espacios en ataque, movieron la pelota y Bocca metió sus triples abiertos para que Argentina vuelva a crecer. El primer tiempo cerró con pico de entusiasmo y máxima de diez: 55-45 gracias a un triplazo de Marchiaro sobre la chicharra.

Hasta allí, Aaliya lideraba la ofensiva con 15 puntos, seguido por los 12 de Bocca, producto de cuatro triples. Argentina sumaba 17 asistencias en 20 canastas y 10/18 en triples, todo un festival ofensivo que se retroalimentaba gracias al entusiasmo y la intensidad defensiva.

A la vuelta de los vestuarios, Canadá salió decidido a hacer daño en la zona pintada y ganó en disciplina defensiva. Atacó con agresividad y cargó al rebote ofensivo, descontando la ventaja y cargando de faltas a los internos nacionales. Si bien los norteamericanos descontaron el déficit, Argentina, sin la efectividad del primer tiempo, se mantuvo al frente porque ejecutó bien en media cancha, tuvo paciencia y porque por momentos pudo contener los embates de su rival. El parcial fue 21-15 y para entonces el marcador era de 70-66.

En el último cuarto, Canadá mantuvo la tendencia con una ofensiva vertical y agresividad en los rebotes ofensivos. Los porcentajes argentinos cayeron a niveles terrenales y su rival aprovechó para tomar la delantera. Todo era cuesta arriba hasta que apareció Dylan Bordón. En un cierre ajustado, entre dos equipos exhaustos, el base correntino marcó la diferencia con un despliegue de talento y carácter para afrontar los momentos calientes. Con la bola en su poder, gestionó y anotó casi por su cuenta en los últimos minutos. Del otro lado, Canadá se chocó con una pared y se quedó sin variantes ante un equipo argentino que a pesar de la desventaja física, dejó la piel en cada rebote.

Final y victoria, fue 97-92 para recuperarse de la caída en el debut y ganar confianza. Enorme triunfo de los chicos ante una potencia formativa, con un gran juego en el primer tiempo y con mucho sacrificio y carácter en el segundo. Aaliya y Bordón lideraron la ofensiva con 17 puntos cada uno, Bocca lo siguió con 16 y cinco triples. Trouet con 13 y Marchiaro con 10 fueron los otros en doble dígito. Argentina finalizó con 22 asistencias en 36 canastas y un altísimo 13/30 en triples, para 43% de efectividad.

En la madrugada de este jueves, Argentina cerrará la primera fase ante el local, México, desde las 00.30hs de nuestro país.

Nota: Raúl Ruscitti | Prensa CAB

Artículo anteriorQuimsa, a un paso del título
Artículo siguienteEl Pavelló Girona Fontajau será la sede del F4 de la LEB Oro