Foto: Germán Ruiz

Oliva se vistió de fiesta para vivir una jornada histórica en la ciudad. Con espectadores de primer nivel y un estadio completamente colmado, inició la gran final de la segunda categoría del básquet argentino, donde los equipos estrenos de la temporada buscarán el ascenso a la Liga Nacional. Y fue Independiente quien golpeó primero, saliendo a la cancha con una intensidad que le permitió adelantarse rápidamente en el marcador y luego soportar la remontada. Con un 84 a 69, los locales pusieron la serie 1 a 0 a su favor.

Lucio Reinaudi fue, sin lugar a dudas, la figura indiscutida de este juego, acariciando un triple doble: 21 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias, para totalizar 31 de valoración en 35 minutos en cancha. Agustin Pautasso, con 19, fue el segundo máximo anotador del equipo, mientras que Salvador Giletto colaboró con 14 unidades y 7 rebotes.

En la visita, lo mejor y más efectivo vino desde la banca. Los de Buenos Aires extrañaron el goleo de Grun (6) y Brocal (6), pero encontraron buena participación de Juan Ignacio Baquero, que terminó con 14 puntos y 11 rebotes, siendo lo más destacado de la plantilla. Angel Arevalo, también ingresando como relevo, sumó 10 unidades, mientras que Damian Pineda finalizó con 12 tantos.

La continuidad de esta final será el viernes, nuevamente en el Gigante de Oliva.

Artículo anteriorEl Barsa recuperó la ventaja
Artículo siguienteBerazategui dejó todo, pero no alcanzó